Bartolo Colón. (AP)

NUEVA YORK - La ausencia de Matt Harvey, el lanzallamas y as de los Mets que se encuentra fuera de acción tras someterse a una cirugía Tommy John en octubre, obligó al gerente general Sandy Alderson a buscar otro brazo para la rotación durante el invierno.

Alderson halló una solución en Bartolo Colón, quien cumplirá 41 años de edad en mayo y es el pelotero de más edad en el plantel del equipo ahora mismo.

El contraste entre el dominicano y el pitcher a quien se le ha encomendado reemplazar es bien marcado. Mientras que la carrera de Harvey apenas comienza, el contrato de dos años y US$20 millones que firmó Colón con Mets bien podría ser el último para el quisqueyano, quien hizo su debut de Grandes Ligas por los Indios en 1997 y desde entonces ha visto de todo.

La edad de Colón y su condición física - oficialmente mide 5 pies con 11 pulgadas y pesa 285 libras - lo ponen en riesgo de un deterioro súbito. Y su traslado a la Liga Nacional (con la excepción de la segunda mitad de la temporada del 2002 cuando lanzó por los Expos de Montreal, Colón ha tirado exclusivamente en la Liga Americana) significa que el diestro tendrá que batear y correr las bases con regularidad

No obstante, el manager de los Mets, Terry Collins, advierte que es un error subestimar al veterano, quién se apuntó 18 victorias en el 2013 por los Atléticos y fue seleccionado al Juego de Estrellas. "No se dejen llevar por las apariencias. Este tipo es tremendo atleta", dijo Collins. "Hace muchas cosas para ayudar a ganar partidos. Es muy bueno a la defensa. Aguanta a los corredores. Sorprende a algunas personas con la manera de manejar el bate".

Colón no tiró en Grandes Ligas en el 2010 debido a lesiones en el hombro y el codo de lanzar. En marzo de dicho año, se sometió a un trasplante de células madre para revitalizar tejidos dañados en el hombro.

El veterano se recuperó para registrar una foja combinada de 28-15 en las últimas dos temporadas por Oakland, pero su renacer se vio empañado por la suspensión de 50 juegos que recibió en el 2012 tras arrojar positivo por elevados niveles de testosterona en una prueba antidopaje.

Pero si Colón, ganador del Premio Cy Young en la Liga Americana por los Angelinos en el 2005, tiene una ventaja sobre Harvey, es la experiencia que reúne. Dicha condición podría ser de mucho beneficio para una rotación neoyorquina que cuenta con serpentineros jóvenes como Dillon Gee, Zack Wheeler y el dominicano Jenrry Mejía.

Colón está programado para abrir el segundo juego de la temporada de los Mets el miércoles. Dado que se le conoce por ser poco expresivo, Collins espera que sea con su trabajo en la lomita que el quisqueyano le imparta su conocimiento a sus compañeros.

"Va a poner el ejemplo", dijo Collins. "No es un tipo que hable mucho. Lo que va a hacer es demostrarles a esos pitchers jóvenes que si tienes comando de un lanzamiento, puedes tener éxito a nivel de Grandes Ligas, y eso consiste en dominar la recta. Eso es justo lo que él hace. Tiene un pitcheo y lo tira de tres maneras distintas. Cuando los localiza, saca outs. Creo que si nuestros pitchers jóvenes ponen atención, aprenderán mucho de Bartolo".

Por su parte, Alderson ha dejado en claro que lo que cuenta para los Mets ahora es ganar e incluso retó al club a conseguir 90 victorias este año. Siguiendo por esa línea, el ejecutivo considera que es a base de esfuerzo y resultados que Colón y los demás veteranos del club - figuras como los jardineros Curtis Granderson y Chris Young, además del tercera base David Wright- pueden ejercer una influencia positiva en el equipo.

"Es importante que todos nuestros jugadores veteranos transmitan lo más que puedan la experiencia que tienen. La mejor forma de hacerlo es saliendo y rindiendo," dijo Alderson. "Considero que ésa es la mejor manera de que Bartolo o cualquiera de los demás jugadores (veteranos) pueden ser líderes, sea en el clubhouse o en el terreno".