Michael Pineda. (Kathy Willens)

NUEVA YORK-- Usar una sustancia sospechosa para mejorar el agarre de la pelota en días fríos no es algo tan espinoso.

Ya sea el abridor de los Yanquis Michael Pineda con una mancha misteriosa en la mano, Jon Lester de Boston, con una sustancia verde en el guante Josh Zeid, de Houston, rociándose algo en el antebrazo antes de ingresar a un partido reciente, a la mayoría de los bateadores de Grandes Ligas no les molesta si los pitchers obtienen un poco de ayuda --incluso cuando viola las reglas oficiales.

Para algunos, es preferible.

"Es una regla no escrita del juego. Estoy seguro de que muchos lanzadores lo hacen", dijo el jardinero de los Medias Rojas Shane Victorino el viernes antes de que Boston se enfrentase con los Yanquis. "Como bateador, prefiero que el pitcher haga lo que tenga que hacer para evitar que se le escape la pelota y me golpee en la cabeza. No me molesta".

Desde que los lanzadores comenzaron a enfrentarse con bateadores en el siglo XIX, han buscado una ventaja -- y eso ha continuado mucho después de que alterar la pelota fue prohibido en 1920.

Las cámaras de televisión sorprendieron a Pineda con lo que parecía resina de pino en la mano a inicios de la victoria de 4-1 de los Yanquis sobre Boston en una noche fresca, cunado la pelota tiende a ser resbalosa. El piloto de los Medias Rojas, John Farrell no vio una foto de la mano de Pineda hasta el 4to inning. Para cuando Pineda salió a calentar en el quinto, su mano estaba limpia y Farrel no se quejó con los árbitros.

"En condiciones como las de anoche, no es inusual que un pitcher trate de mejorar el agarre de alguna forma", dijo Farrell. "Nosotros estamos más concentrados en lo que tenemos que hacer ofensivamente que en tratar de reducir sus habilidades".

Joe Torre, vicepresidente de las Grandes Ligas, dijo en una declaración el viernes que Pineda no será suspendido.

"Los árbitros no vieron una aplicación de una sustancia sospechosa durante el partido y el asunto no fue mencionado por los Medias Rojas", dijo Torre. "Dadas esas circunstancias, no hay planes de suspensión, pero vamos a hablar con los Yanquis sobre el asunto".

El gerente general de los Yanquis, Brian Cashman habló con Torre y dijo que el asunto estaba resuelto. Pineda no había hablado con nadie de la dirigencia del equipo.

Quizás Farrel no dijo nada porque sus lanzadores han sido acusados de usar ayuda extra. La campaña pasada, comentaristas televisivos de los Azulejos de Toronto dijeron que sorprendieron a Clay Buchholz --que enfrentó a Pineda el jueve -- usando una sustancia prohibida. Durante el primer partido de la Serie Mundial del 2013, Lester fue visto en la TV con una substancia extraña en el guante.

El manager de los Yanquis Joe Girardi nunca ha cuestionado a sus pitchers, pero él sabe lo que pasa.

"Yo no hablo con los lanzadores sobre eso. `¿Usas o no usas?' No es una droga recreativa. No hablo con la gente de eso", dijo Girardi. "Estoy consciente. He estado en equipos y lo he visto. Estoy 99% seguro de que otros en otros equipos lo usan".

Para que un jugador sea expulsado, tiene que ser sorprendido. Los árbitros están obligados a tomar medidas si ven una infracción o si alguien la reporta. No es tan fácil.