José Offerman con los Mellizos en el 2004. (AP)

BRIDGEPORT, Connecticut -- El ex grandes ligas José Offerman negó el viernes haber agredido con su bate a dos personas o haberles causado lesiones durante un incidente en un juego de las ligas menores en Connecticut en el 2007.

El dominicano declaró en el juicio civil que le iniciaron dos jugadores del Bridgeport Bluefish que lo acusan de haberlos agredido luego de ser golpeado por un lanzamiento cuando jugaba con los Long Island Ducks.

La demanda dice que Offerman se abalanzó sobre el montículo blandiendo su bate y lastimó que al cátcher Johnathan Nathans y al pítcher Matt Beech. Nathans sufrió una lesión en la cabeza que puso fin a su carrera y Beech sufrió una fractura en un dedo de una mano, no la de lanzar.

Nathans, quien se recibió de abogado, demandó a Offerman y a los Ducks por 4,8 millones de dólares. Dice que sigue teniendo problemas en el oído, náuseas y mareos causados por el golpe. Los Ducks niegan también toda responsabilidad.

Offerman, quien hoy tiene 45 años y vive en la República Dominicana, fue acusado de agresión tras el incidente, pero posteriormente los cargos fueron retirados y se le concedió libertad bajo palabra.

El juicio durará por lo menos hasta el miércoles de la semana que viene, según el abogado de Offerman, Frank Riccio II.

El dominicano, quien jugó con los Medias Rojas de Boston, los Dodgers y otros equipos a lo largo de 15 años en las mayores, está trabajando con los Tigres de Liceo de la liga de invierno, equipo que dirigió hasta que le tiró un puñetazo a un umpire durante una discusión en el 2010.

El temperamental pelotero fue expulsado de la liga dominicana a raíz de ese incidente, pero la medida fue anulada en el 2012 porque recibió tratamiento terapéutico.