Adam Dunn en el momento de conectar su primer HR con Oakland. (AP)

Adelante, llamen a los Atléticos un equipo desesperado. Con la esperanza de mejorar la ofensiva del equipo, el gerente general Billy Beane adquirió el domingo al cañonero Adam Dunn desde los Medias Blancas. El lunes, el veterano dio jonrón en su primer turno vistiendo el uniforme de Oakland.

El canje fue una maniobra muy fácil de realizar, si nos basamos en la fama que Dunn tiene de ser un pelotero unidimensional y un espectador en octubre. Se trata de un bateador que tuvo promedio de .159 en el 2011 y que se ponchó 222 veces en el 2012.

Los Medias Blancas esperaban canjear a Dunn en invierno pasado, pero ningún equipo se interesó por sus servicios, y eso todavía prevalecía hace apenas un mes. Pero entonces los Atléticos cayeron en un bache en agosto, mes en el que promediaron solamente 3.6 carreras por juego sin el bate del cubano Yoenis Céspedes, quien fue enviado a Boston en el cambio por el zurdo Jon Lester.

Beane se ha caracterizado por no escatimar a la hora de buscar soluciones para mejorar su roster. El popular GG canjeó a su mejor prospecto -- Addison Russell - para obtener a Jeff Samardzija y Jason Hammel a principios de julio, apostándolo todo no sólo para tratar de llegar a los playoffs, sino para contar con un roster capaz de ganar la Serie Mundial.

Entonces, ¿por qué no agregar a Dunn? Este movimiento podría ser la que haga que las demás funcionen.

Mientras que Dunn está en el 79no lugar entre 81 bateadores de la Liga Americana que actualmente califican para ganar el título de bateo con un promedio de .224 previo a la jornada del martes (y ocupa el 7mo puesto en ponches con 133), ocupa un respetable 30mo sitio en porcentaje de embasarse más slugging (OPS) con .773. Dicho número es mejor que el de Torii Hunter y Ian Kinsler de los Tigres, mejor que el de Mark Teixeira de los Yankees, Billy Butler de los Reales y Chris Davis de los Orioles--entre otros toleteros que están tratando de ayudar a sus equipos a clasificar para la postemporada.

Dunn, quien tiene 461 cuadrangulares de por vida, será utilizado como bateador designado principalmente contra pitchers derechos, como lo hizo en la victoria de Oakland el lunes ante el diestro Chris Young y los Marineros. También ha jugado la inicial y las esquinas de los jardines este año, pero podría ser utilizado exclusivamente como bateador designado en Oakland.

Dunn, por supuesto, es un misterio en la caja de bateo. Su valor proviene mayormente de su capacidad para volarse la barda. El toletero zurdo ha conectado 97 palos de vuelta entera en las últimas tres campañas, más que cualquier otro pelotero excepto Davis, el dominicano de los Azulejos Edwin Encarnación y el venezolano de los Tigres Miguel Cabrera (aunque Giancarlo Stanton le pisa los talones con 96). El promedio de jonrones de Dunn durante este período es un estacazo por cada 15 turnos al bate. Existen sólo cuatro ligamayoristas con mejor proporción en ese sentido que Dunn esta temporada.

He aquí un dato que a los fanáticos de los Atléticos no les gustará: Septiembre ha sido históricamente el mes menos productivo en la carrera de Dunn.

El veterano tiene OPS de por vida de .739 en septiembre - comparado con .915 en julio - y ha conectado un cuadrangular por cada 22.4 turnos al bate en el último mes de la temporada regular. Pero no se fijen mucho en estas estadísticas.

Dados los malos equipos por los que ha jugado en sus 14 temporadas en Grandes Ligas, pensar que Dunn debió tener buenos números en septiembre sería como sentenciarlo. Eso llevaría a pensar que sus estadísticas mejoran cuando ya no importa tanto, y ése no ha sido el caso.

Dunn ha sido mucho mejor bateador durante la primera mitad de la campaña que en la segunda. Eso me dice que la carga de las temporadas perdidas lo desgasta, o quizás que trata de hacer más de lo que puede cuando su equipo está tratando de salir del hoyo.

Dunn ha visto acción en 1,977 encuentros de temporada regular y nunca ha jugado en octubre. Esa racha es la más larga entre los peloteros activos en Grandes Ligas. ¿Pero con qué equipo se supone que Dunn debió haber hecho cosas grandes?

Cuando observas de cerca su historial, te das cuenta de que sólo ha militado en dos clubes -- los D-backs del 2008 y los Medias Blancas del 2012 - que tenían una oportunidad legítima de ganar. En ambos casos el desempeño de Dunn mermó, aunque para ser justo, una lesión en el costado le afectó cuando los Medias Blancas fueron incapaces de mantener una ventaja de tres juegos con 15 partidos por jugar hace dos años.

Entonces, ¿no sería grandioso que el escenario estuviera listo para que Dunn aporte en plena lucha en septiembre u octubre este año?

Dunn dijo el domingo que se retirará después de esta temporada, y que no puede pensar en una mejor manera de decirle adiós a su carrera como jugador. "Este es un comienzo completamente nuevo para mí", le dijo a los reporteros en el U.S. Cellular Field. "Lo que ha pasado en los últimos cuatro años ha quedado atrás. Este es un nuevo capítulo, y tengo un mes para demostrar lo que soy capaz de hacer".

Beane y los Atléticos le están dando una oportunidad. Si el cañonero logra encenderse cuando más lo necesitan, seguramente marcará la diferencia. La directiva de Oakland fue inteligente al reconocer la posibilidad de que un jugador necesitado de un final feliz pueda ayudarlos a que ellos también lo tengan.