© 2010 MLB Advanced Media, L.P. Derechos Reservados.
PrintImprimir

07/13/10 7:34 PM ET

Ha alcanzado grandes alturas en su posición

Yadier Molina representa la crema de los receptores defensivos

ANAHEIM - Con un trío de abridores como Chris Carpenter, Adam Wainwright y el mexicano Jaime García, los Cardenales han contado con un pitcheo formidable en el 2010.

De hecho, San Luis llegó a la pausa del Juego de Estrellas con la segunda mejor efectividad colectiva de Grandes Ligas con 3.39. Solamente los Padres de San Diego (3.25) han lanzado mejor en esta temporada.

Aparte de los excelentes brazos antes mencionados, un factor clave en el éxito del pitcheo de los Cardenales ha sido el receptor boricua Yadier Molina, elegido por segundo año consecutivo como titular del equipo de la Liga Nacional para el Juego de Estrellas.

"No soy el mismo cátcher que fui cuando tenía 21 años, el primer año mío", le dijo Molina a LasMayores.com durante las actividades del Clásico de Media Temporada. "La verdad es que me siento bien contento."

En el 2010, el oriundo de Bayamón encabeza por mucho las Grandes Ligas en porcentaje de corredores atrapados en intento de robo, con .488, un año después de terminar en el segundo lugar en dicho departamento con .407, detrás de Gerald Laird.

Pero la calidad detrás del plato va más allá de los números. Sólo basta escuchar hablar de Molina a los dos lanzadores de San Luis en el Juego de Estrellas, Carpenter y Wainwright.

"Por más respeto que se le dé, no se le reconoce lo suficiente por cómo controla el juego", comentó Carpenter. "La forma en que nos ayuda, las cosas que hace para guiarnos para que hagamos lo necesario para salvar carreras...todo tipo de cosas."

Agregó Wainwright: "Con Yadier, algo por lo que nunca tienes que preocuparte es que se bloquee la bola. Ni una sola vez he pensado dos veces para tirar una curva por el suelo, porque tengo plena confianza de que la va a bloquear.

"Con muchas bolas malas las hace lucir como strikes, así de suave es recibiendo la bola", continuó el derecho. "Te da un excelente blanco, ya que no se mueve mucho ahí."

Del lado ofensivo, Molina ha tenido algunos altibajos. Luego de subir a Grandes Ligas en el 2004 y ganarse el puesto titular de la receptoría de San Luis en el 2005, el puertorriqueño ha terminado con promedio de bateo tan bajo como .216 y tan alto como .304. Y claro, cuando se habla de hits oportunos, a nadie se le olvida el jonrón decisivo del receptor en el Juego 7 de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional en el 2006 contra los Mets que colocó a los Cardenales en la Serie Mundial.

Pero la realidad es que el valor de Molina es mayormente relacionada a sus cualidades defensivas, y por eso fue titular en el Juego de Estrellas este año con promedio de apenas .223 en la primera mitad de la temporada.

Bruce Bochy, manager de los Gigantes de San Francisco y anteriormente de los Padres de San Diego, lleva muchos años viendo a Molina desde los dogouts contrarios. Y como ex cátcher de Grandes Ligas, sabe apreciar la labor del boricua detrás del plato.

"Hace mejor el staff (de pitcheo)", dijo Bochy. "La forma en que recibe, bloquea y tira. Su conocimiento de la liga, la forma en que sabe lanzarle a los contrarios. Cuando le das ese tipo de confianza a tu pitcher, lo hace mejor."

Temporada tras temporada, Bochy ha observado a un Molina cada vez mejor.

"He visto crecer su confianza, y ahora mismo creo que es el mejor cátcher defensivo del juego", expresó el capataz veterano. "Si me tuvieras que dar un cátcher y me dijeras que tenía que ser el mejor a la defensa, creo que empezaría con él."

Son palabras de mucho peso viniendo de Bochy, sobre todo tomando en cuenta de que hasta hace poco tiempo, era manager del hermano de Yadier, el también receptor Bengie Molina.

Entonces, ¿a qué se debe la mejoría de Yadier en los últimos cinco años?

"Eso viene de la temporada muerta", explicó Molina. "Cuando estoy 'descansando' en Puerto Rico, trato de mejorar en el aspecto físico y en todos los aspectos del juego y dar el 100% cuando estoy entrenando.

"Hago muchas pesas, entrenamiento en la pista, mucho bateo en el terreno. Mantengo bien los huesos y los músculos para tratar de estar fuera de lesiones."

Y por supuesto, con más años en la Gran Carpa uno llega a estar más pulido.

"Eso viene con la experiencia", dijo Molina al respecto. "Con la experiencia vas a mejorar un poquito más."

¿Un poquito más? La mayoría diría que mucho más. También lo han dicho los fanáticos con su voto para el Juego de Estrellas. Y todo luce indicar que eso no va a cambiar en un futuro cercano.

Este artículo no estuvo sujeto a la aprobación del Major League Baseball ni sus equipos.


LasMayores.com