© 2010 MLB Advanced Media, L.P. Derechos Reservados.
PrintImprimir

07/15/10 12:06 AM ET

También revolucionó la liga

Impacto de George Steinbrenner fue más allá de los Yankees

NUEVA YORK -- El impacto de George Steinbrenner en el béisbol fue mucho más allá de sus Yankees de Nueva York.

Steinbrenner mostró a todos los clubes que si gastaban de manera generosa -- e inteligente -- en la contratación de jugadores podrían convertirse en equipos triunfadores, e incluso algunos de sus rivales más acérrimos adoptaron esa estrategia.

Además, revolucionó la pelota con sus decisiones de inaugurar una cadena de televisión y una empresa productora de alimentos para el estadio, así como al firmar un gran contrato para suministrar el equipamiento al club.

"Sin importar cuál sea la opinión de uno, y evidentemente él fue un buen amigo mío, hay que reconocer que su impacto fue histórico", dijo el agente Tom Reich el miércoles, un día después de que el controversial propietario falleció a los 80 años por un infarto cardiaco.

"Hay muchos aspectos del sistema que no existirían sin lo que él logró hacer con los Yankees, no sólo como equipo, sino como marca y conglomerado empresarial. Y eso cambió la topografía financiera de este deporte".

Steinbrenner dirigió un grupo que adquirió los Yankees en enero de 1973, por 8,7 millones netos, y convirtió el club en un colosal negocio, valuado en 1.600 millones de dólares por la revista Forbes.

Después de la temporada del 2003, cuando su salud comenzó a declinar, cedió el poder a sus hijos y a la gerencia del club.

Hal Steinbrenner, el hijo menor, asumió como gerente general asociado en noviembre del 2008. Hal quedó a cargo de sus propios intereses en el negocio, así como de los correspondientes a su hermano mayor Hank y a sus hermanas Jessica y Jennifer.

El presidente del equipo Randy Levine, supervisa las finanzas de los Yankees, la cadena YES y la empresa Legends Hospitality. Goldman Sachs tiene participación en las compañías de televisión y alimentos, y los Cowboys de Dallas son copropietarios de la empresa de suministro de comida para estadios.

Lonn Trost, jefe de operaciones del club, está a cargo de las operaciones diarias de la franquicia, y el gerente general Brian Cashman consolidó su autoridad sobre las decisiones referentes al personal de béisbol en diciembre, cuando llegó a un acuerdo contractual por tres años. A ese convenio siguió otro en el 2008.

En la segunda temporada del nuevo Yankee Stadium, de 1.500 millones de dólares, Nueva York tiene recursos sin paralelo. Los Yankees ganaron su séptimo título de la Serie Mundial bajo la propiedad de Steinbrenner, en el 2010. Fue su primer campeonato desde el 2000.

Una nómina de 206 millones de dólares en el día en que se inauguró la temporada, superó por 43 millones de dólares a la de cualquier otro club, y los frutos de ese gasto están a la vista.

La foja de los Yankees, de 56-32 hasta la pausa por el Juego de Estrellas es la mejor de las Grandes Ligas, y hubo ocho jugadores del equipo participando en el clásico de media temporada, la mayor cantidad de las mayores.

"El equipo no está a la venta", dijo Levine el miércoles. "La sucesión estaba prevista e implementada. Los aficionados de los Yankees pueden esperar que el equipo opere como lo ha hecho, con base en la visión del 'Jefe' y con la coordinación de su familia".

Hal Steinbrenner estuvo el miércoles en el Steinbrenner Field, de Tampa, Florida, junto con Hank hijo. En la instalación donde el equipo realiza su pretemporada, ambos pasaron un tiempo recordando a su padre.

"La familia está bien", dijo Hank. "El día de ayer fue muy difícil. Quiero agradecer a todos por los mensajes de condolencias, especialmente a los aficionados".

Los planes para el funeral no se habían anunciado. Es posible que se realice una ceremonia el sábado, en Tampa u Ocala, donde la familia tiene una hacienda equina.

Este artículo no estuvo sujeto a la aprobación del Major League Baseball ni sus equipos.


LasMayores.com