© 2010 MLB Advanced Media, L.P. Derechos Reservados.
PrintImprimir

10/08/10 4:47 PM ET

Lidera con calma, sabiduría y optimismo

Experiencia de Bengie Molina vuelve a sobresalir en octubre

ARLINGTON -- Con los Rangers de regreso a casa y a una victoria de barrer a los Rays en la Serie Divisional de la Liga Americana, el puertorriqueño Bengie Molina tiene previsto continuar haciendo lo que ha hecho durante toda su carrera: mantener la calma, mantener el control de todo y asegurarse que todos se lleven bien.


"Solamente se trata del equipo", explicó el boricua. "Se trata de carácter -- la confianza de uno a otro, respaldar a tu compañero. Este equipo sabe cómo jugar y eso es lo importante. Estamos aquí porque sabemos ganar".

Molina -- campeón de la Serie Mundial, dos veces ganador del Guante de Oro, un respetado bateador oportuno y líder en el equipo - llegó a Texas tras perder su puesto con los Gigantes. Texas astutamente realizaron una transacción, adquiriendo al receptor de 36 años el 1 de julio por los derechos Chris Ray y Michael Main.

"Los Rangers simplemente mejoraron", declaró el dirigente de los Angelinos, Mike Scioscia, el mentor de Molina de 1993 al 2004, el día del canje. "Bengie es uno de los jugadores más inteligentes con los que he trabajado. Sabe cómo ser receptor y sabe liderar y es un bateador oportuno. Es un ganador".

Molina no tuvo éxito inmediato en los Rangers, al menos estadísticamente. Tuvo problemas en el plato mientras trataba de desarrollar su comunicación con su grupo de lanzadores -- siempre la principal prioridad para el pupilo de Scioscia.

Al conectar un sencillo productor para ampliar la ventaja de Texas en la segunda entrada del Juego 1, Molina elevó su promedio con corredores en posición de anotar durante la postemporada a .400 en 20 turnos al bate.

"No le tengo miedo a nada", manifestó Molina. "No le temo al fracaso. Es este juego no puedes pensar así. Debes tener la mentalidad de que podrás recuperarte en la próxima oportunidad".

El joven receptor de los Gigantes, Buster Posey, tomó fuerza jugando junto a Molina en San Francisco, de igual manera como sus hermanos José y Yadier lo hicieron creciendo en Río Piedras, Puerto Rico.

Los tres Molina han ganado anillos de Serie Mundial, lo que le da al hermano mayor gran satisfacción.

"Ya hice mi trabajo como profesor", dijo Bengie con una sonrisa.

Bengie aún no piensa en lo que puede ocurrir después de esta serie, pero es posible que quiera tener la oportunidad de enfrentarse a su más reciente alumno, Posey, en otro Clásico de Otoño dentro de unas cuantas semanas.

Este artículo no estuvo sujeto a la aprobación del Major League Baseball ni sus equipos.


LasMayores.com