© 2010 MLB Advanced Media, L.P. Derechos Reservados.
PrintImprimir

10/11/10 12:20 PM ET

Una rotación muy difícil de superar

Halladay, Hamels, Oswalt tienen a Filis soñando con el título

CINCINNATI - Mientras los Filis enfrentan un obstáculo más en su camino hacia la Serie Mundial, es difícil pensar que cualquier oponente pueda pasar sobre su Gran Trío.

Me refiero a Roy Halladay, Roy Oswalt, y Cole Hamels, los ases de su aclamada rotación.

Hamels maniató a los Rojos de Cincinnati la noche del domingo, venciéndolos por 2-0 con una joya de cinco imparables en el Great American Ball Park que les dio a los Filis su primera barrida de postemporada en la historia de la franquicia.

En sus tres victorias sobre el equipo con la mejor ofensiva en la Liga Nacional, los Filis obtuvieron un juego sin hit ni carrera en el Juego 1 por parte de Halladay, un efectivo bullpen que rescató a un oxidado Oswalt en el segundo juego y la blanqueada de Hamels para avanzar a la siguiente ronda en el Juego 3.

Los Filis volaron de regreso a Filadelfia el lunes, a la espera de saber si San Francisco o Atlanta será su oponente cuando arranque la Serie de Campeonato de la Liga Nacional a ganar cinco de siete juegos el próximo sábado en el Citizens Bank Park.

Al barrer a los Rojos, el manager Charlie Manuel ahora se puede dar el lujo de contar con Halladay, Oswalt y Hamels bien descansados y listos para la SCLN. Los Gigantes y los Bravos, todavía enfrascados en una cerrada lucha, no tienen esa fortuna.

Pocas veces un equipo en la postemporada ha contado con un 1-2-3 en s rotación tan temible como este de Filadelfia.

El manager de Cincinnati, Dusty Baker, dijo que ha pasado mucho tiempo desde que un equipo de playoff tuvo a tres pitchers de la talla del Gran Trío de los Filis.

"Probablemente nos remontamos a los Orioles de Baltimore, con Jim Palmer, Dave McNally, Mike Cuellar y Pat Dobson", recordó.

Eso sucedió en 1971. Cada uno de los abridores de los Orioles ganó 20 juegos, pero perdió la Serie Mundial en contra de Pittsburgh.

Manuel dijo que los Bravos de 1995 con Mike Maddux, Tom Glavine y John Smoltz le vienen rápido a la mente. Ese trío guió a Atlanta a la Serie Mundial en contra de Cleveland y la ganó en seis juegos.

"También tenían a Steve Avery, su cuarto abridor", dijo Manuel. "Esa era una excelente rotación. Pero este cuerpo de abridores aquí, yo diría, está a la par con ellos".

Si los Gigantes eliminan a los Bravos y se convierten en los siguientes oponentes de los Filis, habrá un fuerte argumento en cuanto a que Tim Lincecum, Matt Cain y Johathan Sánchez forman un trío igual de formidable.

Durante la temporada regular, Cincinnati encabezó la Liga Nacional en promedio de bateo, carreras anotadas, hits, bases totales, cuadrangulares, carreras producidas y porcentaje de slugging.

En contra de los Filis en tres juegos, los Rojos apenas pudieron conectar 11 imparables y anotar cuatro carreras con un raquítico promedio de bateo de .124.

Este artículo no estuvo sujeto a la aprobación del Major League Baseball ni sus equipos.


LasMayores.com