© 2010 MLB Advanced Media, L.P. Derechos Reservados.
PrintImprimir

10/14/10 5:19 PM ET

Par de "caballos" suben a la lomita

Lincecum vs. Halladay, el duelo más esperado en la SCLN

NUEVA YORK -- El sarcasmo de Shane Victorino fue entendible ante el constante recordatorio de que los lanzadores son los actores principales en la serie de campeonato de la Liga Nacional.

"Ni voy a llevar el bate", replicó el jardinero central de los Filis mientras pretendía que estaba muerto de miedo ante la dura perspectiva que enfrentan los artilleros.


Parece que todo el mundo habla del duelo de derechos del sábado entre Roy Halladay y Tim Lincecum, los dos abridores en el juego que pondrá en marcha la serie entre Filadelfia y los Gigantes de San Francisco por la corona del Viejo Circuito.

Es tanta la expectativa que rodea ese enfrentamiento, que la serie de la Liga Americana --que arranca el viernes con los Rangers de Texas en casa frente a los Yanquis de Nueva York-- se encuentra en un segundo plano.

Y es que hace tiempo que en una postemporada no se daba la circunstancia de un duelo de lanzadores tan atractivo.

En su estreno en un juego de playoff, Halladay viene de lanzar un juego sin hits para Filadelfia ante los Rojos de Cincinnati. Fue apenas la segunda joya de ese tipo en postemporada y primera desde que el juego perfecto que Don Larsen tiró en la Serie Mundial de 1956.

Una noche después, Lincecum permitió sólo dos hits y ponchó a 14 al tirar una blanqueada por los Gigantes ante los Bravos de Atlanta.

Lincecum ha sido galardonado con el Cy Young de la Liga Nacional en las dos pasadas temporadas y Halladay -- que ya fue laureado con ese premio en 2003 en la Americana-- es el gran favorito para suceder a su colega de San Francisco este año.

De acuerdo con www.baseballreference.com, esta es la primera vez desde 1991 que los últimos ganadores del Cy Young --si es que finalmente Halladay recibe el galardón-- se miden en el arranque de una serie de campeonato. Esa vez los rivales fueron Tom Glavine (Atlanta) y Doug Drabek (Pittsburgh).

Los siguientes duelos también están para embelesarse.

Roy Oswalt y Cole Hamels completan el trío de ases de los Filis, mientras que San Francisco cuenta con el puertorriqueño Jonathan Sánchez, Matt Cain y hasta el novato Madison Bumgarner.

Más serio, Victorino puso atención al desafío por delante.

"Así es el béisbol. No me importa quien esté en la lomita", declaró. "Tengo que salir a conectar hits, ya sean con Lincecum, Cain o Sánchez. Tienes que buscar la forma de intentar hacer carreras".

Curiosamente, se trata de la primera vez que estas dos franquicias históricas se encuentran en una postemporada.

Dueños del mejor récord durante la temporada regular, con 97 victorias, los Filis intentan convertirse en el primer equipo que se adjudica el título la Liga Nacional en tres años sucesivos desde los Cardenales de San Luis en 1942-44.

"Ellos son el equipo a vencer", dijo Lincecum, cuyo debut en las mayores el 30 de mayo de 2007 fue precisamente contra los Filis. "Tienen la experiencia y aquí están otra vez".

San Francisco, por su parte, reaparece en esta instancia por primera vez desde 2002, año en el que con Barry Bonds perdió la Serie Mundial.

"Va a ser entretenida. Ellos tienen a uno de los mejores pitchers de la Liga Nacional y nosotros también", afirmó Pablo Sandoval, el tercera base venezolano de los Gigantes.

Pero el duelo de pitcheo del viernes entre los Rangers y Yanquis también es de lujo.

La cruz de los Rangers era su debilidad en el pitcheo. Con Cliff Lee como su as, ahora tienen los brazos para complementar su fabulosa ofensiva y eso lo demostraron al compilar un promedio de efectividad de 2.40 al vencer en cinco juegos a los Rays de Tampa Bay en la ronda previa, la primera serie de playoffs que ganaron en su historia.

"Su pitcheo es muy bueno, muy sólido", reconoció Mark Teixeira, el primera base de los Yanquis. "Si nosotros lanzamos como somos capaces y ellos lo hacen como son capaces, lo más probables es que no se anotarán muchas carreras".

La nueva misión de los Rangers es finalmente derrotar a los Yanquis, el único equipo que hasta ahora habían enfrentado en octubre y que fue responsable de dejarles fuera en 1996, 1998 y 1999.

Como Lee tuvo que lanzar el martes en el partido decisivo de los Rays, Texas tendrá que esperar hasta el tercer juego para apelar al pitcher que el año pasado venció dos veces a Nueva York en la Serie Mundial. Pero igual mandarán a un zurdo.

Se trata de C.J. Wilson, quien ganó 15 juegos en la campaña regular y no permitió carreras en seis innings y un tercio en su salida ante los Rays. Wilson se las verá con el también zurdo CC Sabathia, el jugador más valioso de la serie de campeonato del año pasado.

Wilson no parece intimidarse por enfrentar a Sabathia, cuyos pergaminos incluyen un Cy Young en 2007.

"Su uniforme es más grande que el mío y sus pies son más grandes que los míos, pero yo no estoy intentando caber en sus zapatos y sacar a sus bateadores", dijo Wilson.

Este artículo no estuvo sujeto a la aprobación del Major League Baseball ni sus equipos.


LasMayores.com