© 2010 MLB Advanced Media, L.P. Derechos Reservados.
PrintImprimir

10/15/10 11:27 AM ET

Sacaron la casta en medio de la adversidad

Filis superaron muchos obstáculos para llegar a la SCLN

FILADELFIA - Hace unos días, el manager de los Filis, Charlie Manuel, vio una entrevista por televisión en la cual el jardinero izquierdo de los Gigantes de San Francisco, Pat Burrell, hablaba acerca de los Filis.

A Manuel le gustó lo que escuchó.

"Para ser el mejor, tienes que ser el mejor", dijo Burrell.

Los Filis, dos veces campeones reinantes de la Liga Nacional, superaron varios obstáculos durante el transcurso de la temporada para llegar a la Serie de Campeonato de la Liga Nacional por tercera campaña consecutiva.


Durante la temporada regular, 18 jugadores de Filadelfia ingresaron a la lista de lesionados, entre ellos Ryan Howard, Chase Utley, Jimmy Rollins, el dominicano Plácido Polanco, Shane Victorino, el panameño Carlos Ruiz, Brad Lidge, Ryan Mason, el boricua J.C. Romero, Joe Blanton y Chad Durbin. Aun así, lograron salir adelante.

El conjunto también cayó en baches ofensivos e incluso se fueron en blanco cinco veces en ocho juegos en mayo. En julio, tuvieron tantas dificultades al bate que el gerente general Rubén Amaro Jr. ponderó canjear a Jayson Werth. Ese mal momento también lo superaron.

El 21 de julio, los Filis tenían foja de 48-46 y estaban a siete juegos de los punteros Bravos de Atlanta en el Este de la Liga Nacional. De ahí en adelante, reaccionaron y ganaron 22 de sus siguientes 29 compromisos y para el 22 de agosto habían reducido el déficit a dos juegos. Pero después los Astros de Houston los barrieron en una serie de cuatro juegos en el Citizens Bank Park.

Posteriormente, Manuel explotó en una reunión del equipo.

"Ni siquiera sé si se le puede llamar una reunión", comentó Manuel.

De hecho, Manuel jamás convocó una reunión. Simplemente entró al clubhouse y dijo lo que pensaba.

"Sentíamos que estábamos muertos", dijo Manuel. "Sentía que no teníamos vida, que nos teníamos lástima a nosotros mismos o lo que fuera. Dije algunas cosas, algunas cosas buenas. Hubo algunas palabrotas ahí. Como el 99 por ciento de ellas".

"Las reuniones de Charlie son positivas, pero al mismo tiempo te da una patada por detrás y te deja saber que las cosas no están bien", dijo el jardinero izquierdo de los Filis, Raúl Ibáñez. "En esa reunión en particular, se expresó con mucha intensidad. Definitivamente nos retó. Dijo algunas cosas que como jugadores interpretamos como un reto".

Los bates respondieron. Los Filis tuvieron marca de 28-7 en la recta final de la temporada regular para terminar con el mejor record en Grandes Ligas y amarrar la división restando menos de una semana en la campaña.

"Cuando llegué aquí, de verdad quería tener la oportunidad de jugar en un partido de postemporada", dijo el infielder de los Filis, Mike Sweeney. "Pero la atmósfera que los muchachos han creado aquí no es de, 'Queremos ir a la postemporada'. Es de, 'Queremos ganarlo todo'. "Creo que cuando fui canjeado era el 4 de agosto y estábamos a dos juegos de los Bravos. El consenso en el clubhouse era, 'Vamos a ganar esta división. Vamos a estar en los playoffs'".

Ahora, los Filis están a dos pasos de lograr su meta final. Les faltan dos retos por superar: los Gigantes y--si logran avanzar--el campeón de la Liga Americana.

Los Gigantes presentan un desafío especial. Mucho se ha hablado sobre el talentoso cuerpo monticular de San Francisco, pero los Filis tuvieron la segunda mejor ofensiva en la Liga Nacional este año. También cuentan con Roy Halladay, Roy Oswalt y Cole Hamels para contrarrestar a Tim Lincecum, Matt Cain y al boricua Jonathan Sánchez.

¿Estarán los Filis a la altura del reto? En el pasado, lo han estado y confían que volverán a dar la cara.

Este artículo no estuvo sujeto a la aprobación del Major League Baseball ni sus equipos.


LasMayores.com