© 2010 MLB Advanced Media, L.P. Derechos Reservados.
PrintImprimir

11/18/10 2:00 PM EST

Premio digno de un "Rey"

Félix Hernández se llevó el Cy Young de la Americana

NUEVA YORK -- Sus compañeros no supieron ayudarle con carreras, pero los votantes no tuvieron duda alguna de proclamar a Félix Hernández como el mejor lanzador de la Liga Americana.

El venezolano ganó el jueves abrumadoramente el Cy Young, convirtiéndose en el pitcher abridor con menos victorias en una temporada completa que recibe el premio.

Hernández, derecho de 24 años de los Marineros de Seattle, se acreditó apenas 13 victorias contra 12 derrotas, pero el peso de sus demás estadísticas le permitieron imponerse en una elección que provocó un debate encendido. El "Rey Félix" lideró su circuito en efectividad (2.27) e innings lanzados (249 y dos tercios).

En la votación de la Asociación de Redactores de Béisbol de Norteamérica (BBWAA), Hernández obtuvo la primera mención en 21 de las 28 papeletas y totalizó 167 puntos.

Dos reporteros en cada ciudad podían seleccionar cinco lanzadores, un cambio con respecto a los tres tradicionales que hacía la BBWAA en la elección anual.

"Se reivindica el Cy Young porque no solamente es un premio para el pitcher más ganador, sino para el más dominante", dijo entre lágrimas Hernández al celebrar junto a sus familiares en su natal Valencia, ciudad centro costera en Venezuela.

David Price de Tampa Bay, con cuatro votos a primero y 111 puntos, quedó segundo. CC Sabathia de los Yanquis se llevó los otros tres votos a primero y figuró tercero con 102 puntos.

"Félix se merece MUCHO el premio", comentó Price en su cuenta de Twitter. "¡No creo que la gente comprende los números que puso aparte de ganados/perdidos!".

El total de triunfos de Hernández es el mismo que consiguió el mexicano Fernando Valenzuela al ganar el premio de la Nacional en 1981, pero esa campaña fue interrumpida 50 días por una huelga de peloteros.

Hernández es el segundo venezolano que obtiene el premio. Johan Santana lo hizo en la Americana en 2004 y 2006 con Minnesota.

"Este es el primero de muchos. Ahora tengo que trabajar más porque soy el mejor pitcher de la Americana", dijo Hernández.

Que alguien con una foja de 13-12 ganase el Cy Young hubiese sido inconcebible hace unos cuantos años.

Pero la consagración de Hernández refleja el giro radical en cuanto al criterio de elección para el premio, ahora sustentándose en todo un abanico de estadísticas y no limitándose exclusivamente a las victorias.

Se cree que el momento del cambio se produjo en 2005 cuando el dominicano Bartolo Colón fue el ganador. Entonces, las votantes recibieron muchas críticas por darle el laurel a Colón en virtud de sus 21 victorias, en detrimento de otros factores que respaldaban mejor a Santana y al cerrador panameño Mariano Rivera.

El patrón se rompió el año pasado cuando Zack Greinke de Kansas City se llevó el premio de la Americana con 16 victorias y Tim Lincecum de San Francisco obtuvo su segundo seguido en la Nacional con 15.

Fueron los números más bajos de victorias para un abridor que gana el Cy Young. Un año después, Hernández se encargó de bajar aún más la barrera.

Aparte de dominar en efectividad e innings lanzados, Hernández se quedó corto por uno de liderar la cuenta de ponches (232) y fue tercero en blanqueadas (6). Treinta de sus 34 aperturas fueron de calidad y fue también el pitcher que permitió el promedio más bajo de bateo en su contra (.212).

Incluso cuando tenía marca de 8-10 al promediar agosto ya se debatían los méritos para darle el premio a Hernández.

La victoria número 13 la consiguió en su última apertura de la campaña. Y hay que considerar que Seattle no le dejó lanzar en el último día, con lo cual hubiese superado en innings cubiertos a Roy Halladay, el ganador del Cy Young de la Nacional con Filadelfia.

Hernández le dedicó un dardo a Halladay, quien el martes afirmó que ganados y perdidos debería ser el criterio principal.

"Se equivocó. ¡Esta es la muestra!", expresó Hernández.

"Es un orgullo muy grande por ser venezolano y por ganar este premio con la temporada que tuvo el equipo", añadió.

Fue una alusión a la falta de respalado ofensivo por parte de un equipo que tuvo la peor producción (513 carreras) desde que en 1973 se empezó a usar el bateador designado. Los Marineros apenas anotaron un promedio de 3.07 carreras en sus salidas.

Además fueron los últimos de la Americana con sus 101 derrotas.

"Mis compañeros siempre me apoyaron y trataron de hacer lo mejor por mí", dijo Hernández.

Dominó incluso a los mejores equipos: 7-4 contra rivales que se clasificaron a la postemporada y le ganó tres veces a los Yanquis, limitándoles a una carrera en 26 innings.

Hernández es el ganador del Cy Young con más derrotas desde 1976, cuando Jim Palmer de Baltimore y Randy Jones de San Diego lo consiguieron con 13 y 14 reveses, respectivamente.

Price redondeó marca de 19-6 con 2.72 de efectividad, mientras que Sabathia acumuló 21-7 con 3.18 de efectividad. Jon Lester de Boston quedó cuarto y Jered Weaver de los Angelinos fue quinto.

Hernández y Sabathia, galardonado en 2007 con Cleveland, fueron los únicos que salieron mencionados en todas las papeletas.

Para Hernández fue un desenlace opuesto a la desilusión del año pasado, cuando sus 19 victorias fueron opacadas por el mejor desepeño de Greinke en otras categorías y debió conformarse con el segundo puesto.

"El año pasado creí que lo ganaba y me dolió un poco. Pero Greinke puso unos super números. Esta vez estaba más preparado", afirmó. "Igual no me lo creí. Tuve que preguntar otra vez. ¿En serio lo gané?".

Hernández es el segundo lanzador de Seattle en ganar el premio, después de Randy Johnson en 1995. Gracias al mismo se aseguró un aumento de salario de 1 millón de dólares, quedando en 11 millones para 2011.

------

El reportero Billy Russo contribuyó con este despacho desde Valencia, Venezuela.

Este artículo no estuvo sujeto a la aprobación del Major League Baseball ni sus equipos.


LasMayores.com