© 2011 MLB Advanced Media, L.P. Derechos Reservados.
PrintImprimir

02/07/11 11:51 PM EST

Torneo incidentado en la Isla del Encanto

Los Yaquis se llevan el título en una SC "diferente"

MAYAGUEZ, Puerto Rico -- México logró el lunes su sexta corona de la Serie del Caribe, en un torneo matizado por la falta de estrellas, los errores o controversias arbitrales y partidos que terminaron entrada la madrugada.

Los Yaquis de Ciudad Obregón, monarcas mexicanos, lograron su primer cetro regional con su triunfo por 3-2 sobre Venezuela y la derrota de Puerto Rico por 3-0 ante República Dominicana.

"Hemos estado formando grandes equipos en la Serie del Caribe", comentó el toletero mexicano Jorge Vázquez, autor de dos jonrones en el torneo y elegido jugador más valioso. "El béisbol en México está mejorando mucho, todavía no está al nivel del fútbol (en popularidad), pero estamos haciendo cosas buenas".

El anterior título de México fue de los Venados de Mazatlán en 2005.

La recta final del torneo dejó al descubierto varios puntos incómodos que la Confederación de Béisbol del Caribe no termina de resolver, principalmente relacionados con el formato de juego.

La posibilidad de un cuádruple empate --que se hubiese dado si ganaban Venezuela y República Dominicana-- significaba que dos equipos habrían sido eliminados por una fórmula matemática. Los dos sobrevivientes se habrían enfrentado el martes en un partido para el que se anunciaron tres horas distintas en un menos de un día.

"Tenemos que mejorar este protocolo", reconoció el presidente de la confederación, Juan Francisco Puello Herrera. "No podemos seguir improvisando en algunas cosa que se están improvisando".

Destacó, sin embargo, el "equilibrio" que hubo en un torneo en el que el campeón tuvo marca de 4-2, República Dominicana y Puerto Rico compartieron el segundo puesto con 3-3 y Venezuela cerró con 2-4.

Ese equilibrio también es el reflejo de equipos que ya no cuentan con las grandes estrellas de antaño, de jugadores como Miguel Tejada, Miguel Cabrera y Vinicio Castilla que hasta hace poco vestían los uniformes de República Dominicana, Venezuela y México, respectivamente.

En ese sentido, Puello Herrera espera que el torneo recupere algo del brillo del pasado.

"Tenemos que motivar a los jugadores que tienen algo de cartel para que participen en este evento", señaló. "La mayoría de las personas (de sus países) no pueden ir a verlos a Grandes Ligas".

La ausencia de figuras también se vio enmarcada en un torneo en el que imperaron los errores en el campo --35 en 12 partidos-- además de controversias y fallas de los umpires.

"Lamentablemente no jugamos buena defensa, y esa fue la clave en esta serie", reconoció el dirigente boricua Lino Rivera.

El manager de Venezuela, Julio Franco, fue la voz más crítica sobre el trabajo de los árbitros, quizás porque sus Caribes se vieron perjudicados por varias decisiones. Franco fue expulsado el lunes del encuentro con México, y sus jugadores Luis Jiménez y César Suárez también fueron expulsados de otros dos desafíos.

"No puede ser que peloteros profesionales jueguen con umpires amateurs", señaló Franco, un veterano de mil campañas en el béisbol de las mayores y ligas asiáticas y caribeñas.

Los Caribes también tuvieron la mala suerte de jugar dos partidos pasadas las 2 de la mañana, para luego tener que salir al terreno a primera hora al día siguiente.

Puello Herrera adelantó que analizan la posibilidad de adelantar la hora de los encuentros de la próxima serie para evitar tener desafíos hasta entrada la madrugada.

La edición 54 del clásico se realizará en 2012 en República Dominicana.

Este artículo no estuvo sujeto a la aprobación del Major League Baseball ni sus equipos.


LasMayores.com