© 2011 MLB Advanced Media, L.P. Derechos Reservados.
PrintImprimir

07/12/11 12:11 AM ET

Fue una victoria en familia

Los Canó se robaron el show en el Derby de HR

PHOENIX - Fue una noche inolvidable en el desierto.

Por segundo año consecutivo, un dominicano conquistó el Festival de Jonrones.

Los finalistas fueron dos de las máximas figuras latinoamericanas de la actualidad, con el ingrediente extra de la rivalidad entre los Yankees y los Medias Rojas.

Hubo un récord para una final, con 12 cuadrangulares disparados en la última ronda.

Y por primera vez en la historia del evento, un padre le lanzó a su hijo. Terminó siendo una combinación ganadora.

El segunda base de los Yankees, Robinson Canó, se robó el show el martes en el Festival de Jonrones del 2011, disparando un total de 32 bambinazos ante 44,820 espectadores en el Chase Field de Phoenix. En la última ronda puso un récord de 12 jonrones, para vencer al primera base mexicano de los Medias Rojas, Adrián González, que terminó con 11 batazos largos en la final y un total de 31 en las tres rondas.

"Esto es algo con el que tú sueñas de niño, viendo a tipos como (Mark) McGwire y (Sammy) Sosa", dijo Canó después de conquistar el Derby. "Uno quiere saber qué se siente dar ese batazo largo y que te aplaudan los fanáticos."

Uno de los aspectos más interesantes y más llamativos de la noche fue el hecho de que el que le lanzó a Canó fue nada más y nada menos que su padre José, ex pitcher profesional que llegó a hacer seis presentaciones a nivel de Grandes Ligas con los Astros de Houston en 1989.

"Significa mucho", dijo Canó, de 28 años, acerca de la participación de su padre. "Es alguien que siempre está para mí, no sólo como padre, sino como amigo."

Además, el padre de Robinson le ha dado orientaciones a su hijo desde siempre en el ámbito beisbolero, ayudándole con su swing y su juego en general a través de los años. De hecho, José Canó le puso el nombre de "Robinson" a su hijo en honor a Jackie Robinson, el afro-americano que rompió la barrera de raza en las Grandes Ligas en 1947.

"¿Quién mejor que él para estar aquí tirando las prácticas de bateo?

Canó se vio fuerte durante las tres rondas, disparando ocho vuelacercas en la primera y 12 en las siguientes dos.

"Tiene ese tipo de swing fluido y sin esfuerzo", dijo el compañero de Canó en los Yankees, Russell Martin, quien estuvo presente durante el Festival. "Como que no tiene que ponerle tanto esfuerzo al swing."

Todo el mundo quedó impresionado con Canó en su primer Festival de Jonrones, incluyendo al hombre que lo invitó a participar, su compatriota David Ortiz, capitán de la escuadra de la Liga Americana y campeón del evento en el 2010.

"Robinson es como un hermanito para mí", dijo Ortiz, bateador designado de los Medias Rojas. "Esto es bueno para él, bueno para el juego y para su familia."

El grupo de la Liga Americana fue de puro poder latinoamericano: Ortiz, el también dominicano José Bautista, González y Canó.

Quedó fuera Bautista después de la primera ronda con cuatro jonrones, junto a Matt Holliday (5), Rickie Weeks (3) y Matt Kemp (2), todos del equipo de la Liga Nacional.

En la segunda ronda se quedaron Ortiz (un total de 11) y Prince Fielder (11), capitán de la Nacional.

Este artículo no estuvo sujeto a la aprobación del Major League Baseball ni sus equipos.


LasMayores.com