© 2011 MLB Advanced Media, L.P. Derechos Reservados.
PrintImprimir

10/06/11 11:44 PM ET

Madrugaron y dieron el último zarpazo

Tigres tuvieron lo suficiente para eliminar a Yankees

NUEVA YORK -- A fuerza de agallas, los Tigres de Detroit derribaron otra vez a los Yankees de Nueva York en el primer turno de los playoffs.

Los Tigres atacaron temprano al novato Iván Nova, Víctor Martínez remolcó la carrera decisiva, y Doug Fister y el bullpen aguantaron en un tenso trámite para que Detroit venciera el jueves 3-2 a los Yankees de Nueva York en el quinto juego de la serie por los playoffs de la Liga Americana.

José Valverde sacó en fila a los tres bateadores en el noveno inning, cerrando con un ponche a swing perdido de Alex Rodríguez para el último out.

Detroit se medirá desde el sábado contra los Rangers de Texas por el campeonato de la Liga Americana.

"¿No me ves la cara de felicidad que tengo? Le pudimos ganar a los Yankees en su casa", declaró Miguel Cabrera, el primera base venezolano de los Tigres.

Fue la segunda vez en seis temporadas que los Tigres dejan en el camino a los Yankees en la ronda divisional de los playoffs.

Don Kelly y Delmon Young pegaron jonrones en el primer inning, ambos a lanzamientos seguidos del dominicano Nova, quien apenas duró dos episodios. Nova, quien no había sufrido una desde el 3 de junio, debió salir por una dolencia en el antebrazo derecho.

"Sacamos esta victoria con agallas, particularmente tomando en cuenta todas las oportunidades que ellos tuvieron", dijo Kelly.

El venezolano Martínez remolcó con sencillo la tercera anotación, que resultó la que marcó la diferencia, ante CC Sabathia en el quinto.

Sabathia lanzó como relevista por primera vez en su carrera. Dentro de un carrusel de lanzadores, el as de los Yankees fue uno de los siete serpentineros que empleó el manager Joe Girardi.

Fister, el abridor de Detroit, cubrió cinco entradas. El resto estuvo a cargo del bullpen, incluidos los dominicanos Joaquín Benoit y Valverde, quienes sacaron los últimos ocho outs.

Robinson Canó sacudió un jonrón solitario en el quinto y Nueva York fabricó su otra carrera mediante un boleto con las bases llenas en el séptimo.

Para los Tigres fue un desenlace de puro nervio, aferrándose a su delantera con las uñas.

El momento más dramático fue en el séptimo, en el que Benoit entró por Max Scherzer. Antes de iniciar su trabajo, el dominicano tuvo que quitarse una curita del rostro con la que estaba tapando un vello enterrado.

Benoit dejó entrar una carrera al transferir a Mark Teixeira. Pero el derecho ponchó a Nick Swisher con una recta para preservar la ventaja.

Luego, en el octavo, Brett Grander dio un sencillo con dos outs y Derek Jeter conectó un elevado que el jardinero derecho Kelly atrapó en la zona de advertencia.

Después fue el turno de Valverde, quien no afrontó problemas para conseguir su segundo rescate de la serie y extender a 51 su perfecta foja de salvados en la temporada.

"Los Yankees son un equipo tan bueno que mentiría si les dijera que no sentí una satisfacción adicional por ganar aquí el quinto juego", dijo el manager de los Tigres, Jim Leyland. "Recordaré este juego por el resto de mi vida".

Los Yankees se cavaron su propia fosa al desperdiciar cuantiosas oportunidades y dejar 11 corredores esperando remolque, incluyendo dos entradas en las que dejaron las bases congestionadas. Apenas batearon dos hits en nueve turnos con corredores en posición de anotar. También se fueron de 4-0 con las bases llenas.

"Tuvimos las oportunidades y nos las aprovechamos. No se puedo pedir más que eso", se lamentó Mariano Rivera, el cerrador panameño de los Yankees.

Rodríguez, el cuarto bate de Nueva York, completó una tanda fatídica. Se fue 4-0, con tres ponches en el quinto juego, y registró promedio de .111 en toda la serie.

Canó fue quien sacó la cara a la ofensiva al producir nueve carreras en la serie. Jorge Posada, quien a sus 40 años pudo haber jugado su último partido con los Yankees, bateó para .429 en la serie.

En un vestuario, donde el silencio fue sepulcral, Posada apenas pudo contener el llanto y no quiso responder a preguntas sobre su futuro.

"Lo dejé todo en el terreno", dijo el veterano receptor puertorriqueño que cumplió el último año de su contrato.

Fister, quien perdió ante Nova el primer juego, logró la victoria esta vez.

"La clave fue nunca sentir el pánico. Los Yankees tienen muchos jugadores que cuando se retirarán se irán directo al Salón de la Fama. Hicimos las pequeñas cosas y nuestros pitchers pudieron detenerlos", dijo Cabrera.

Detroit logró ganar su primer juego de vida o muerte en una serie de postemporada desde que venció a San Luis en el séptimo duelo de la Serie Mundial de 1968.

Ahora, en el primer juego de la serie de campeonato, el as Justin Verlander abrirá por Detroit el sábado en Texas contra C.J. Wilson de los Rangers.

Los Tigres buscan su primer título de Serie Mundial desde 1984, mientras que los Rangers intentan volver al Clásico de Otoño tras perder ante San Francisco el año pasado.

"De aquí en adelante todo es un reto, cada partido, cada pitcheo cuenta", dijo el bateador designado venezolano Víctor Martínez, celebrando con su hijito Víctor José. "Vamos a seguir igual".

Por los Tigres, los venezolanos Cabrera de 3-0, Martínez de 4-1 con una empujada, Magglio Ordóñez de 3-2. Los dominicanos Jhonny Peralta de 3-0, Ramón Santiago de 4-0.

Por los Yankees, el dominicano Robinson Canó de 5-2 con una anotada y una producida. El boricua Jorge Posada de 4-2.

Este artículo no estuvo sujeto a la aprobación del Major League Baseball ni sus equipos.


LasMayores.com