© 2011 MLB Advanced Media, L.P. Derechos Reservados.
PrintImprimir

10/07/11 2:13 AM ET

Al final los bates defraudaron

El hit oportuno nunca llegó para los Yankees en el Juego 5

NUEVA YORK -- Uno por uno, casi todos los bateadores con mega salarios tuvieron su oportunidad. Alex Rodríguez, Robinson Canó, Nick Swisher.

Con casa llena o con dos corredores en base, los Yankees de Nueva York nunca lograron conectar el hit oportuno el jueves por la noche y de pronto, su temporada llegó a su fin.

No habrá desfile en Broadway. No se podrán poner otro anillo de Serie Mundial para aumentar a 28 la colección. Jorge Posada no se podrá retirar triunfante.

Sólo les espera un largo y frío invierno para recordar y preguntarse por qué una de las mejores alineaciones de las Grandes Ligas se desinfló en el momento más importante.

Doug Fister y tres relevistas frenaron a los Yankees, saliendo de varios atolladeros y llevando a los Tigres de Detroit a la serie de campeonato de la Liga Americana con una victoria de 3-2 en el quinto juego de la serie divisional.

"Estuvimos cerca, se nos fue", dijo el dominicano Canó.

El manager de Nueva York Joe Girardi lo intentó casi todo. Acudió pronto al bullpen, retiró a su novato abridor dominicano Iván Nova después de dos flojas entradas. CC Sabathia entró para efectuar el primer relevo de su carrera profesional.

Nada de eso fue suficiente. Los bates de los Yankees estuvieron apagados.

"Esto es realmente una sensación de vacío", dijo Girardi, "y duele".

Derek Jeter estuvo a punto de pegar el jonrón de la ventaja en la octava entrada, pero su batazo hacia el jardín derecha sólo llegó hasta la zona de advertencia.

Esta vez Jeffrey Maier no estaba cerca para tratar de atraparlo por encima del muro, tal como lo hizo para ayudar a los Yankees en 1996.

Literalmente, los Yankees quedaron cortos.

Se fueron de 4-0 con casa llena y dejaron a 10 corredores embasados. Terminaron de 9-2 con corredores en posición de anotar. Canó conectó un vuelacercas solitario para darle su novena carrera impulsada de la serie y Mark Teixeira recibió base por bolas con casa llena.

Eso fue todo.

"Tuvimos las oportunidades y nos las aprovechamos. No se puede pedir más que eso", dijo Mariano Rivera, el cerrador panameño de los Yankees.

Y cuando Rodríguez, en la conclusión más adecuada, se ponchó abanicando ante el cerrador dominicano José Valverde para el último out, los Tigres salieron de prisa del dugout para celebrar en la casa de los Yankees.

Rodríguez, el cuarto al bate y fastidiado por las lesiones en la recta final, fue ponchado tres veces y se fue de 18-2 (.118) en la serie. Justo detrás de él, Teixeira fue de 18-3 (.167) y Nueva York fue eliminado de los playoffs por Detroit en la primera ronda por segunda vez en seis temporadas.

En un clubhouse, donde el silencio fue sepulcral, Posada apenas pudo contener el llanto y no quiso responder a preguntas sobre su futuro.

"Lo dejé todo en el terreno", dijo el veterano receptor puertorriqueño que cumplió el último año de su contrato.

Este artículo no estuvo sujeto a la aprobación del Major League Baseball ni sus equipos.


LasMayores.com