© 2011 MLB Advanced Media, L.P. Derechos Reservados.
PrintImprimir

10/28/11 4:32 PM ET

No hay mañana para ninguno

Carpenter vs. Harrison, lucha a muerte en San Luis

SAN LUIS - La Serie Mundial del 2011 ha sido tan improbable y dramática como emocionante y extraña y, para la afición de ambos equipos, una experiencia llena de euforia y desesperación.

Ahora, después de lo que ha sido toda una "montaña rusa", llegamos a la cumbre del béisbol en la cual el campeón se definirá en manera clásica: en el Juego 7 de la Serie Mundial. El béisbol no ha vivido este momento en nueves años. Pero el viernes en el Busch Stadium de San Luis, los Rangers y Cardenales se jugarán la vida por el título.

Decir que llegamos a este momento de manera inesperada es quedarse corto. Liderados por el dominicano Albert Pujols, los Cardenales anotaron 16 carreras en el Juego 3. Pero en los dos siguientes juegos, anotaron apenas dos carreras mientras que los Rangers le daban boletos intencionales a Pujols en cada oportunidad que tenían.

Los Rangers lideraban la serie 3-2 y el jueves, en dos ocasiones, estuvieron a un strike de coronarse. Pero aun en una situación tan precaria, los Cardenales no tiraron la toalla, igual que no lo hicieron cuando estaban a 10.5 detrás de los Bravos en el Comodín de la Liga Nacional a finales de agosto. Vinieron de atrás varias veces en el Juego 6 y al final prevalecieron 10-9 gracias a un cuadrangular de David Freese en el 11er inning.

Oficialmente, el abridor de los Rangers para el Juego 7 es Matt Harrison. Por su parte, San Luis mandará a su as Chris Carpenter, quien tiene marca de 8-2 y efectividad de 3.06 en 14 compromisos de postemporada.

Para los Cardenales, esa podría ser la ventaja del juego postergado ya que les permitió recurrir a Carpenter con corto descanso en el Juego 7. Es el turno de Kyle Lohse de lanzar, pero en nueve presentaciones de postemporada, incluyendo cuatro aperturas, su foja es de 0-4 con efectividad de 5.54.

En el caso de los Rangers, se especulaba que el manager Ron Washington le daría la bola a Derek Holland en el Juego 7, ya que este brilló en su apertura en el Juego 4. Con la postergación del Juego 6 por mal clima, Holland podría lanzar en el Juego 7 con descanso regular.

Pero Washington en ningún momento le dio alas a esas especulaciones. Harrison fue más consistente que Holland en las primeras dos rondas de los playoffs y era su turno. Pero el hecho de que Holland fue utilizado como relevista en el Juego 6 despejó cualquier duda de que Washington estaba en serio en torno a su decisión de enviar a la lomita a Harrison.

"Matt Harrison es mi abridor para el séptimo juego", dijo Washington una y otra vez.

El zurdo de 26 años obviamente no tiene las credenciales de Carpenter en postemporada, pero no hay dudas acerca de la calidad de su material y su récord en la temporada regular (14-9, EFE de 3.93) demuestra lo mucho que ha progresado tras quedar fuera del roster de los Rangers para la postemporada en el 2010.

Desde un punto de vista imparcial, los resultados del Juego 6 indicarían que los Cardenales, que vienen con impulso tras numerosos repuntes, no pueden hacer otra cosa que ganar el Juego 7. Por otro lado, lo lógico sería suponer que una derrota desalentadora como la del jueves ha dejado en grandes apuros a los Rangers.

Pero, hasta ahora, la Serie Mundial ha desafiado todas las expectativas. Para los amantes del béisbol, el Juego 7 se perfila como un placer genuino y poco común.

Este artículo no estuvo sujeto a la aprobación del Major League Baseball ni sus equipos.


LasMayores.com