© 2011 MLB Advanced Media, L.P. Derechos Reservados.
PrintImprimir

10/29/11 2:17 AM ET

Salieron del hoyo para coronarse campeones

Cardenales, del abismo a lo más alto del béisbol

SAN LUIS -- ¿Quién hubiese imaginado esta corona de los Cardenales de San Luis? Fueron muchos momentos en que parecía imposible, desde el principio de los entrenamientos hasta el noveno y décimo inning del Juego 6 de la Serie Mundial contra los Rangers.

Pero cuando se cantó el último out del último partido del 2011, los Cardenales fueron quienes celebraron.

"Yo sabía el carácter de este equipo y los coaches sabían el carácter", dijo el manager de San Luis, Tony La Russa, quien obtuvo su segundo anillo de campeón como dirigente de los Cardenales y tercero en sentido general. "Empezamos a ganar unos juegos para recobrar algo de respeto, y ellos agarraron cada partido como si fuera el último."

Así mismo jugaron los nuevos campeones desde la última semana de agosto, cuando estaban hundidos en la Liga Nacional, a 10.5 juegos de los Bravos por el comodín.

Pero la realidad es que los obstáculos empezaron a verse desde los primeros días de los entrenamientos de primavera en febrero.

Primero, llegó a la Florida con dolores en el brazo derecho Adam Wainwright, uno de los caballos de la rotación abridora. Se le tuvo que practicar una cirugía Tommy John y fue descartado para la temporada entera.

Luego hubo que lidiar con la situación del superastro dominicano Albert Pujols, quien rechazó una oferta de contrato del equipo y decidió no negociar más, esperando este invierno para convertirse en agente libre.

"Tony mantuvo todo positivo desde el primer día", dijo el jardinero de los Cardenales, Allen Craig, uno de los héroes de esta serie con tres jonrones y una atrapada para robarle cuadrangular al dominicano Nelson Cruz en el Juego 7. "Si ves lo que hizo este equipo, es increíble. Es histórico."

Después de perder un partido ante los Dodgers en los últimos días de agosto, Chris Carpenter encabezó una reunión de los jugadores para llamarles la atención y exhortarlos a dar un mejor esfuerzo. Desde ese momento, San Luis comenzó a subir poco a poco en las posiciones, aprovechando un colapso de Atlanta para clasificar en el último día de la campaña regular.

"Tuvimos la fe en Dios que íbamos a lograr las cosas", expresó un eufórico Jaime García, uno de dos mexicanos-junto a Fernando Salas-que se coronaron campeones el viernes. "Nunca dudamos del equipo de nosotros."

Con par de cambios realizados en la última semana de julio, el GG del equipo, John Mozeliak, agregó a los dominicanos Rafael Furcal y Octavio Dotel, más Edwin Jackson y Marc Rzepczynski.

"Le doy todo el crédito del mundo a nuestro gerente general por hacer los canjes para ponernos en esta posición", dijo el propietario principal de los Cardenales, Bill DeWitt. "Esto fue para la historia."

Con la energía y entusiasmo de Furcal y Dotel en particular, empezó a formarse un gran impulso que siguió durante la postemporada.

"(La clave fue) siempre ser positivos", dijo el torpedero Furcal. "Nosotros siempre estuvimos confiados en que lo podíamos hacer."

Aun con la inesperada clasificación para los playoffs como comodín, muy poca gente daba a San Luis como favorito para avanzar en los playoffs. Primero le tocó en la ronda divisional Filadelfia, considerado por muchos el mejor conjunto de la Liga Nacional y por bastantes analistas como el equipo a vencer en las Grandes Ligas.

Pero con un béisbol aguerrido y una buena dosis de Chris Carpenter, quien lanzó una blanqueada en el decisivo Juego 5 para ganarle un duelo a Roy Halladay y eliminar a los Filis, los Cardenales sorprendieron a todo el mundo al avanzar a la Serie de Campeonato de la Liga Nacional.

En dicha ronda, parecía poco probable que este grupo pudiera triunfar ante un poderoso club de Milwaukee que parecía tener de todo. Pero con un bullpen lanzando su mejor pelota del año y un bateo bien oportuno, San Luis despachó a los Cerveceros en seis juegos para conquistar el banderín del Viejo Circuito.

"Increíble", dijo La Russa al respecto. "Son grandes equipos los que enfrentamos en la postemporada, y les tenemos mucho respeto a todos."

Y por supuesto, nadie podrá olvidar el espectacular regreso del jueves en el Juego 6 ante los Rangers, cuando dos veces estuvieron a ley de un strike de ser eliminados y reaccionaron para empatar y luego ganar el partido.

"Nunca nos rendimos", dijo Rzcepczynski. "Hasta el último strike. Llevamos dos meses haciendo eso y nos crecimos cuando teníamos que hacerlo.

"Desde finales de agosto hasta acá, nunca nos rendimos. Si teníamos un mal juego, nos olvidábamos de eso y nos enfocábamos en el próximo. Lo tomamos partido por partido, y ahora estamos celebrando una victoria en la Serie Mundial."

Agregó el receptor boricua Yadier Molina, quien empató una marca para cátchers de la Liga Nacional en Series Mundiales con nueve empujadas en este Clásico de Otoño: "Nos fajamos muy duro, y aquí estamos. Campeones mundiales."

Era un concepto que parecía bien remoto en varios momentos del 2011. Pero los que nunca dejaron de tener ilusiones fueron los mismos Cardenales. Fueron ellos que rieron de último.

Este artículo no estuvo sujeto a la aprobación del Major League Baseball ni sus equipos.


LasMayores.com