© 2011 MLB Advanced Media, L.P. Derechos Reservados.
PrintImprimir

10/29/11 5:10 PM ET

El camino no fue fácil

Cardenales salieron adelante a pesar de la adversidad

SAN LUIS -- El acta de defunción de los Cardenales de San Luis se redactó tantas veces que el papel se agotó.

--Cuando el 24 de febrero se anunció que el as Adam Wainwright tenía que someterse a una operación reconstructiva del codo derecho, privándoles del as que ganó 39 juegos en los dos años previos.

--Cuando el 20 de junio Albert Pujols fue colocado en la lista de lesionados por la fractura de la muñeca izquierda. "Tengo que buscar un sitio para ir a llorar", dijo entonces el manager de los Cardenales Tony La Russa.

--Cuando el 25 de agosto llegaron a estar a 10 juegos y medio de Atlanta por el wild card.

--Cuando el 27 de octubre estuvieron a ley de un strike de quedar noqueados definitivamente en el sexto juego de la Serie Mundial. Y no fue sólo una vez, sino dos. Ningún equipo en la historia del Clásico de Otoño había estado tan al borde del abismo para luego alzarse con el campeonato.

"Es una temporada larga. Fíjense en la historia del béisbol, siempre ha habido equipos que han venido de atrás", comentó La Russa tras conquistar una Serie Mundial en la que sus Cardenales ni siquiera debieron haber estado.

Pero el trofeo de campeón está por 11ma vez en uno de los últimos bastiones tradicionales del béisbol. Lo lograron con la victoria 6-2 sobre los Rangers de Texas en un séptimo juego la noche del viernes 28 de octubre.

El relevista Octavio Dotel habló de que los Cardenales deberían pasar por un "detector de mentiras" para poder dar crédito.

"Todo lo que nos ha pasado es increíble. La forma como entramos a los playoffs. Filadelfia tuvo que barrer a Atlanta en su casa", dijo Dotel sobre el pase a los playoffs en el último día de la temporada regular. "La manera como le quitamos ese (sexto) juego a Texas".

Los motivos detrás del título de la segunda franquicia más laureada del béisbol de las Grandes Ligas son varios:

1. La Russa. Un jefe profundamente respetado por cada uno de los jugadores. Ser el manager activo con más victorias lo dice todo, aunque no oculta su desdén a los cambios recientes en cuanto a evaluación de talento y estrategias de juego. La sabermetría es una palabra ajena en el vocabulario del dirigente de 67 años y con 16 temporadas de servicio con los Cardenales. Es un defensor a capa y espada de los métodos tradicionales y de los instintos de los scouts.

Este es el tercer campeonato para La Russa, los otros ganados con Oakland en 1989 y San Luis en 2006. Este debe ser el más especial de todos por las escasas expectativas que rodeaban a los Cardenales.

El comisionado Bud Selig contó una anécdota sobre un encuentro con La Russa hace dos meses y medio, cuando San Luis andaba a los tumbos. Selig le dijo que habían hecho una buena temporada, pese a todas las dificultades. "No estamos acabados", respondió La Russa.

"Sabía de la personalidad de nuestro equipo", dijo La Russa. "Empezamos a sumar victorias, la gente empezó a tomarnos en serio y fuimos en alza ... La actitud fue de disputar cada partido como si fuera el último".

2. Lance Berkman. Cuando Pujols sufrió lesiones y arrancó la temporada con una producción por debajo de su nivel habitual, este jardinero y bateador ambidiestro de 35 años se encargó de mantenerlos a flote. Cuando se le señalaba como un jugador en declive irreversible, Berkman firmó por ocho millones de dólares por una temporada. Se llevó el premio al Regreso del Año al batear para .301 con 31 jonrones, 94 impulsadas y .412 en porcentaje de embasado.

3. Los cambios del gerente John Mozeliak no acapararon titulares, pero resolvieron problemas. El más importante de todos fue la adquisición el 31 de julio del campocorto dominicano Rafael Furcal, procedente de los Dodgers de Los Angeles, para cubrir una posición en la que los Cardenales carecían de estabilidad. Mermado por lesiones en tres de las últimas cuatro campañas, Furcal aportó chispa como primero al bate.

4. El bullpen. Los Cardenales batieron un récord al usar 75 relevos en 18 juegos de postemporada, superando por 13 la marca previa que los Gigantes establecieron en 2002. Este es el sello particular de La Russa como piloto, el uso desenfrenado del bullpen. Descontando el episodio del enredo de comunicaciones con un teléfono en Texas durante el quinto partido, La Russa dio con la tecla. No habían nombres famosos, pero los Fernando Salas, Lance Lynn y Dotel siempre cumplieron. No fue hasta mediados de agosto que encontró un cerrador en Jason Motte, pero no quiso hacerlo con carácter de oficial. No fue casualidad que en el séptimo juego los relevistas sacaron los últimos nueve outs sin vacilaciones.

Pujols dio un buen diagnóstico: "Creo que todo comenzó en el último mes de la temporada, fue cuando todos nos unimos.

"Todos empezaron a ser decisivos. Todo eso siguió en la postemporada".

Este artículo no estuvo sujeto a la aprobación del Major League Baseball ni sus equipos.


LasMayores.com