© 2012 MLB Advanced Media, L.P. Derechos Reservados.
PrintImprimir

10/02/12 12:11 PM ET

Con un respaldo de lujo

Mariano Rivera le brinda un apoyo clave a Rafael Soriano

NUEVA YORK -- Ha sido un evento curioso que los Yankees han visto varias veces este año, y siempre significa buenas noticias para los Mulos. Casi con una cara de enfado, el dominicano Rafael Soriano violentamente se saca la camisa de los pantalones de su uniforme, como gesto de que su día de trabajo ha terminado.

La celebración de Soriano después de un partido podría volver a llamar la atención en la postemporada. Sin embargo, la simple presencia del taponero lo lograría. Por primera vez en varios años, los Yankees llegarán a los playoffs sin que su cerrador sea el panameño Mariano Rivera.

"Ha sido algo extraño no tenerlo durante todo el año", declaró el capitán de Nueva York, Derek Jeter. "Pero no estaríamos aquí sin Soriano. Ha sido fantástico. Tiene experiencia como cerrador, pero lo que ha hecho ha sido a pedir de boca".

Es posible que los Yankees se lamenten dejar ir su ventaja de 10 juegos en la División Este de la Liga Americana que tenían el 18 de julio, pero primero pensarán en aquel elevado durante las prácticas de bateo que le costó la campaña a su estelar taponero de 42 años de edad.

Rivera se cayó en los jardines del Kauffman Stadium de Kansas City la tarde del 3 de mayo tras desgarrarse un ligamento en la rodilla derecha. De ahí los Mulos inmediatamente se preguntaron si podían aspirar a una Serie Mundial sin una de sus armas más valiosas.

"Si tienes que elegir a un jugador que nos ha ayudado a marchar a todo motor, ha sido él", dijo Andy Pettitte acerca de Rivera. "Ha dominado completamente. Mariano hace ver este juego muy fácil; es increíble".

Luego de intentar brevemente con David Robertson, los Yankees descubrieron el lujo de contar con un cerrador que había sido preparador de mesa de US$11 millones. Soriano ha estado magnífico, registrando 42 rescates en 46 oportunidades y haciéndolo con el ocasional consejo de Rivera.

"Me ha dicho que no muchos pueden salvar un juego en Nueva York", delcaró Soriano. "También que debes estar relajado. No puedes perder la calma. No es nada fácil".

No es justo pedirle a alguien que reemplace a Rivera, el legendario dueño de 42 salvados en la postemporada -- récord de Grandes Ligas -- pero Jeter piensa que el exitoso historial de Soriano como cerrojero demostraba que podía llenar el vacío.

"No creo que puedas salir al terreno pensando ser igual que Mariano", señaló Jeter. "Nunca sucederá; nadie podrá ser como Mariano. Si eres un receptor no puedes salir y pensar que serás igual que [el puertorriqueño] Jorge Posada. Debes tratar de ser tú mismo y eso es lo que ha hecho Soriano".

Los casilleros de Rivera y Soriano están juntos, pero sus personalidades son opuestas. Puede que a los Yankees les haga falta la presencia de Rivera en el montículo, pero también han señalado su ausencia como líder espiritual en el clubhouse y como bromista.

"Siento su ausencia durante las prácticas de bateo", reconoció Robertson. "Me doy cuenta porque nadie me tira chicle ni se burla de mí por no haber atrapado un elevado".

Por lo contrario, un artículo reciente de ESPN reveló que Soriano fue una vez bautizado como "El Silencioso", lo que en ocasiones causa controversia con la prensa neoyorquina.

En agosto, Rivera le llamó la atención a Soriano por ignorar a los reporteros después de malograr una oportunidad de salvamento. Soriano pidió disculpas, diciendo que no sabía que la gente quería hablar con él. El lidiar con la prensa es parte del trabajo de Soriano, pero no tan importante como sellar victorias claves. El desempeño del quisqueyano en ese aspecto ha llenado de confianza a los Yankees en su camino a octubre, incluso con la limitada experiencia del derecho de 7 2/3 episodios lanzados en postemporada entre el 2010 y 2011.

Soriano expresó que le encanta la presión de lanzar con mucho en juego, lo que podría explicar el porqué no tuvo tanto éxito en la séptima u octava entrada como preparador.

"Puede ser una o dos carreras, puede ser con las bases llenas; me encanta todo eso", dijo Soriano. "Me encanta entrar al juego sin saber lo que pueda suceder".

Se ha dicho por mucho tiempo que la tarea menos gloriosa será heredar el puesto de cerrador después de que Rivera se retire. Rivera ha subrayado que volverá a lanzar en el 2013, así que todavía no será la hora de Soriano.

Pero en esta impredecible temporada, Soriano se ha dado cuenta de cómo serían las cosas si sucediera de manera permanente a Rivera -- los altibajos, los éxitos y los fracasos. Y los Yankees han estado más que satisfechos con los resultados de un experimento que preferirían no haber visto hacerse realidad.

"Soriano no es Mo. Nadie lo será. Hemos contado con la gran fortuna de tener a Mariano Rivera. No podemos esperar que haya otra persona como él, porque no sucederá".

Este artículo no estuvo sujeto a la aprobación del Major League Baseball ni sus equipos.


LasMayores.com