© 2012 MLB Advanced Media, L.P. Derechos Reservados.
PrintImprimir

10/09/12 1:14 AM ET

Johnson se repuso para fulminar a Yankees

BALTIMORE -- La victoria de los Orioles sobre los Yankees el lunes para empatar a un triunfo por bando su Serie Divisional fue un partido típico de la edición de Baltimore del 2012.

Después de tener un récord histórico de 29-9 en juegos decididos por la diferencia mínima, la tropa de Buck Showalter tiene 1-0 en ese sentido en estos playoffs con su victoria por 3-2 sobre Nueva York.

El lunes hubo muchos héroes en la causa de Baltimore: El abridor Wei-Yin Chen, quien limitó a los Yankees a dos vueltas (una inmerecida) en 6.1 entradas para adjudicarse el triunfo; Chris Davis y Mark Reynolds, quienes empujaron las carreras de Baltimore; y el dúo de Darren O'Day y Brian Matusz, relevistas intermedios que frenaron las amenazas de Nueva York en los séptimo y octavo innings.

Pero para sellar la victoria y poner a celebrar a los 48,187 espectadores -- la mayor cantidad en el Oriole Park del Camden Yards este año -- El cerrador Jim Johnson se repuso luego de su desastrosa actuación del domingo para lanzar una novena entrada dominante y conseguir el juego salvado el lunes.

"Viniendo de una mala salida, normalmente quieres la bola de una vez", dijo Johnson, quien antes de salvar el Juego 2 de manera impecable había permitido cinco carreras en apenas un tercio de entrada en el primer choque para cargar con la derrota. "No quieres estar con ese malestar al día siguiente y luego tener un día de descanso."

Johnson se vio el lunes como el que salvó 51 juegos en la temporada regular para encabezar las Grandes Ligas y poner una marca de la franquicia de Baltimore. Sólo necesitó utilizar 12 pitcheos-ocho de los cuales fueron de strike-para provocar rodados de out de Derek Jeter e Ichiro Suzuki y ponchar a Alex Rodríguez.

"J.J. salió y tiró la bola bien", dijo el tercera base de los Orioles, Manny Machado. "Es un gran lanzador, y por eso es él que está ahí. Es uno de los mejores cerradores ahora mismo. Hay que hacer los ajustes día a día, y él estuvo imbateable hoy."

Con todo y la debacle del domingo, el manager de los Orioles, Buck Showalter, jamás dudó en poner en el noveno a su taponero el lunes con el juego en la línea.

"Es bien fácil confiar en Jim Johnson", dijo el piloto. "Sin importar nada, Jimmy hubiese estado ahí para nosotros esta noche. Está teniendo un año especial."

Aparte de que el Juego 1 no fue una situación de salvamento-entró en ese partido con el marcador 2-2-la diferencia entre esa presentación y la del Juego 2 fue la localización de sus pitcheos.

El domingo, todo le quedó alto. El lunes, utilizó su sínker (lanzamiento que se hunde) de manera casi exclusiva, con pitcheos bajitos que le dieron excelentes resultados.

"La gran diferencia obviamente fue la localización", afirmó el taponero.

¿Y eso de la situación de salvamento o no?

"Los juegos salvados no significan nada", dijo Johnson con una mirada casi de insultado. "Se trata un esfuerzo por ganar y ha sido así durante todo el año. Eso (de los salvados) no es lo que nos importa aquí, sino lograr las victorias, lograrlas en postemporada y ver qué tan lejos podemos llegar."

Misión cumplida, al menos por un día. Ahora, con la serie emparejada, a volver a la carga en Nueva York el miércoles para el Juego 3.

Este artículo no estuvo sujeto a la aprobación del Major League Baseball ni sus equipos.


LasMayores.com