© 2012 MLB Advanced Media, L.P. Derechos Reservados.
PrintImprimir

10/15/12 5:06 PM ET

Reapareció justo a tiempo el Coke confiable

DETROIT -- El relevista Phil Coke ha tenido un 2012 de resultados mixtos con los Tigres. Pero lo que ha hecho en esta postemporada, y sobre todo los primeros dos partidos de la Serie de Campeonato de la Liga Americana contra los Yankees, es justo lo que hacía falta en un bullpen de Detroit que ha sufrido tropezones con un tambaleante José Valverde como cerrador titular.

Coke tuvo efectividad de 4.67 en 66 presentaciones en la temporada regular, permitiendo 71 hits en 54.0 innings. El zurdo de 30 años no se perfilaba como el relevista más confiable del manager Jim Leyland de cara a estos playoffs, pero hasta ahora ha sido un pilar del bullpen felino en octubre.

"Me han criticado durante todo el año por no serlo", dijo un Coke sonriente. "Entonces, decidí que ya no quería que me criticaran."

Coke se acreditó un salvamento el domingo en el triunfo por 3-0 de los Tigres en el Juego 2, lanzando 2.0 ceros para preservarle la victoria al venezolano Aníbal Sánchez. En el primer choque de la serie, sacó tres outs sin permitir libertades en una situación apremiante del partido.

De los 44 lanzamientos que Coke ha tirado vs. Nueva York, 38 de ellos han sido para strike.

"No hay que aflojar", dijo Coke acerca de su mentalidad en el montículo en estos momentos. "No hay que ceder nada."

En esta postemporada, el californiano no ha permitido carrera alguna en cinco presentaciones y 4.2 entradas, concediendo apenas dos hits y ponchando a cuatro. Luce muy diferente al Coke de la mayoría de la campaña regular, cuando se vio inconsistente durante casi todo el trayecto.

"Creo que muchas veces se trata de su nivel de concentración", dijo el manager de los Tigres, Jim Leyland. "Pienso que está bien enfocado ahora mismo."

Mucho se ha hablado de la estrategia de Leyland de dejar que Coke lanzara el noveno episodio del Juego 2, aun teniendo al derecho dominicano Joaquín Benoit listo para tirar. Pero tomando en cuenta cómo había lucido Coke en estos playoffs-más el hecho de que venían al bate los zurdos Raúl Ibáñez y Curtis Granderson-Leyland se mantuvo con Coke en la lomita, estrategia premiada con el segundo salvamento de por vida del lanzador en postemporada.

"Es bueno que el capataz confíe en ti", dijo el serpentinero. "Me gustó que me dejara en el juego. Estaba preparado para lo que fuera."

Este artículo no estuvo sujeto a la aprobación del Major League Baseball ni sus equipos.


LasMayores.com