© 2012 MLB Advanced Media, L.P. Derechos Reservados.
PrintImprimir

10/28/12 4:41 PM ET

Tigres ahora con un gran reto por delante

DETROIT -- Si los Tigres no le dan vuelta a su actuación en el Juego 4 de la Serie Mundial contra los Gigantes, el invierno de los felinos llegará inmediatamente y será bastante largo.

La historia indica que San Francisco está cerca de celebrar otro título y solamente Detroit podrá demostrar lo contrario. Para ellos, el cuarto juego del Clásico Otoño en el Comerica Park será su última oportunidad de exhibir de que esto luzca como una serie. De otra manera, los Gigantes, quienes tienen una ventaja de 3-0, saldrán con su segundo campeonato en los últimos tres años.

En estos momentos, ningún equipo quiere enfocarse en lo poco reñida que ha sido esta serie. Los Tigres quieren mantener la fe, mientras que los Gigantes esperan mantener la calma.

"Si comenzamos a pensar en eso, las cosas se podrían complicar", señaló el relevista de San Francisco, Jeremy Affeldt. "Y no queremos que se compliquen".

Los Gigantes han demostrado cómo todo puede cambiar fácilmente en la postemporada. En dos ocasiones han estado al borde de la eliminación y borraron las desventajas para llegar a este punto, y ahora están conscientes de que Detroit puede hacer lo mismo.

Pero lo que ha ocurrido en esta serie -- Justin Verlander resultó castigado y la ofensiva se ha ausentado -- ha dejado a todos en los Tigres incrédulos.

"Obviamente", señaló Prince Fielder, "nunca anticipas esto".

Detroit conoce la historia que enfrenta en el Juego 4: En 23 ocasiones, ningún conjunto ha remontado de un déficit de 3-0 para ganar un Clásico de Otoño.

Aparte de eso, solamente 20 de aquellos 23 clubes perdieron el Juego 4, mientras que los tres que sobrevivieron cayeron en el quinto compromiso. Así que el obligar un Juego 6 sería también algo histórico.

San Francisco, por eso, se encuentra en una buena situación. Y vale notar que Matt Cain, su mejor serpentinero, se subirá a la lomita por los campeones del Viejo Circuito.

Por los Tigres el abridor del Juego 4, Max Scherzer, podría continuar con el precedente de fuertes presentaciones que hemos visto del venezolano Aníbal Sánchez y Doug Fister. Scherzer le presenta a Detroit una oportunidad. Muchos dirían que el derecho tuvo un desempeño similar al de Verlander en la segunda mitad de la campaña. Y en dos aperturas esta temporada, Scherzer ha permitido solamente una carrera merecida y cinco hits, con 18 ponches en 11 entradas.

Si se juega un quinto encuentro, Detroit debe mejorar. Con la inversión del dueño Mike Ilitch de US$214 millones en Prince Fielder, hay mucho más en juego. Desde aquel día, si los Tigres no ganan la Serie Mundial, es un fracaso. Pero los felinos se han medido a unos Gigantes que han demostrado su fortaleza de carácter y también que no necesitan estar cerca de la eliminación para marchar a todo motor.

Ahora la temporada de Detroit peligra. Y si no dan la cara en el Juego 4, el invierno será más fuerte en la Ciudad Automotriz.

Este artículo no estuvo sujeto a la aprobación del Major League Baseball ni sus equipos.


LasMayores.com