© 2012 MLB Advanced Media, L.P. Derechos Reservados.
PrintImprimir

11/07/12 2:21 PM ET

Una lección para aprender

Mal paso de A-Rod impactaría contratos de Hamilton, Greinke

Mientras los Yankees vieron cómo una excelente temporada regular se convirtió en una difícil Serie Divisional y posteriormente en una decepcionante Serie de Campeonato de la Liga Americana, un jugador se encontró en el ojo del huracán una vez más. Justo o no, Alex Rodríguez cargo con toda la atención, y las críticas, por el desplome ofensivo de Nueva York en octubre.

Es natural para Rodríguez ver mermar su desempeño. Estas cosas pasan. A-Rod tiene 37 años, y peloteros de esa edad no tienden a producir al mismo nivel que los de 27, o incluso 30- ó 32 años.

El problema para los Yankees es que su tercera base, mientras que todavía es un jugador productivo, está firmado por cinco años más. Se le deben $118 millones en ese periodo, incluso cuando es casi inminente que su desempeño irá en picada. Tan sólo el valor económico de lo que le queda a Rodríguez en su contrato es el 32do más grande en la historia de Grandes Ligas.

Esta situación genera una interrogante mientras Josh Hamilton y Zack Greinke tantean el mercado este invierno. Si la mejor opción no está dando resultados, ¿qué se puede esperar de jugadores con menos posibilidades?

Hamilton cumplirá 32 años al comienzo de su nuevo contrato, pero viene de una temporada que fue sólo buena, no grandiosa, para sus propios estándares. El cañonero zurdo ha visto acción en 150 juegos una vez en su carrera - eso fue en el 2008, su primera campaña con los Rangers. La pregunta ahora mismo es qué tan bueno y durable Hamilton será en el 2013, no se diga en cinco o seis años más.

Greinke al menos se ha mostrado un tanto durable en años recientes, habiendo superado los 200 innings en cuatro de cinco temporadas. El derecho acaba de cumplir 29 años, otro punto a su favor. Pero no ha tenido un año de primer nivel desde el 2009, cuando ganó el trofeo Cy Young en la Liga Americana.

Ninguno de estos muchachos esta cerca del nivel que Rodríguez mostró en 2007, una superestrella absoluta en plena cima de su carrera. Todo eso nos lleva a pensar si esos megacontratos existirán este invierno. Hamilton y Greinke seguramente recibirán pactos lucrativos, pero es una interrogante si obtendrán la clase de contrato que usualmente recibe un bateador y un pitcher de primer nivel en el mercado, respectivamente.

Eso, por supuesto, no tiene que ver con Rodríguez. El toletero de los Yankees simplemente nos sirve como un parámetro interesante a la hora de hablar de agentes libres de peso. El año pasado, el dominicano Albert Pujols y Prince Fielder obtuvieron millonarios contratos, y sólo se necesita de un equipo bien motivado para que compense a Hamilton o Greinke a un grado histórico.

Aun así, mientras los equipos buscan en qué invertir su dinero, no sorprenderá si en algún punto del proceso el caso de A-Rod sirve como una lección. Si el histórico contrato de Rodríguez ya luce mal a mitad de éste, pudiera pasar lo mismo con casi cualquier otro.

Y existe otro factor en juego: No está claro este invierno cuáles serán los equipos que abrirán la chequera en grande. Los Yankees están buscando recortar su nómina en lugar de aumentarla, y por supuesto todavía cuentan con Rodríguez en su roster. Boston parece que se la tomará más a la ligera este invierno tras una serie de malogradas contrataciones en años recientes.

"Cuando hemos estado en nuestro mejor momento, hemos hecho decisiones acertadas, decisiones disciplinadas", manifestó recientemente el gerente general Ben Cherington. "Hemos encontrado valor, ya sea en la agencia libre o mediante canjes. Y esa es nuestra tarea".

Los Angelinos podrían estar en la pelea para quedarse con Greinke, pero se desconoce qué tanto estarían dispuestos a pagar por él. Los Rangers no piensan gastar a lo grande para mantener a Hamilton en sus filas. Los Bravos son a menudo mencionados junto al nombre de Hamilton, pero es un club limitado hasta cierto punto económicamente.

Contratos millonarios pudieran estar esperando a los dos agentes libres más codiciados este invierno. Pero aun en una época en la que los equipos tienen el potencial económico para gastar en grande, nada nos garantiza que echarán la casa por la ventana para adquirirlos.

Este artículo no estuvo sujeto a la aprobación del Major League Baseball ni sus equipos.


LasMayores.com