© 2012 MLB Advanced Media, L.P. Derechos Reservados.
PrintImprimir

11/15/12 12:11 PM ET

¿Qué más se le puede pedir?

Miguel Cabrera lo ha hecho todo para ser JMV de la Americana

¿Qué más podría hacer un pelotero? ¿Qué más tendría que lograr el venezolano Miguel Cabrera que no haya logrado para merecer el trofeo de Jugador Más Valioso por la Liga Americana en 2012?

Claro, ganar la Triple Corona de bateo es visto por algunos como una medida arcaica de grandeza, o incluso de valor. El promedio de bateo ha perdido crédito, las carreras producidas son vistas como un logro colectivo. El hecho de que nadie había ganado la Triple Corona de bateo en 45 años hasta que Cabrera lo hizo este año se convierte, desde ese punto de vista, en una simple anotación a pie de página en las estadísticas históricas.

El hecho de que Cabrera, el tercera base de los Tigres de Detroit, no es Brooks Robinson también ha sido un factor en contra. El hecho de que Cabrera no es Rickey Henderson en las bases también ha sido sacado a colación. Pero nada de esto disminuye el argumento principal:

Cabrera fue el Jugador Más Valioso en la Liga Americana en el 2012.

La Triple Corona de bateo permanece como un punto de partida razonable. Cabrera, finalista en la votación para el JMV por la Liga Americana por parte de la Asociación de Cronistas de Béisbol de Estados Unidos, bateó para .330, dio 44 jonrones y produjo 139 carreras. Pero si ganar la Triple Corona de bateo, una hazaña que se da una vez por cada tres generaciones, no es suficiente, existen otras medidas contemporáneas.

Cabrera tuvo el porcentaje de slugging más alto en la Liga Americana, y por mucho, con .606. Su OPS (promedio de embasarse más slugging) de .999 también ocupó cómodamente la cima. El hecho de que Cabrera tuvo un OPS más alto en 2010-11 no demuestra que fue una clase de temporada promedio para él. Simplemente resalta que ha jugado a un nivel extraordinario por un buen tiempo.

Existe otra manera de analizar la carrera por el JMV de la Liga Americana. En este caso, el candidato que más se le acerca a Cabrera es el novato sensación de los Angelinos, Mike Trout. Se trata de uno de los talentos jóvenes más destacados que el béisbol ha dado.

Trout, a la edad de 21 a años, ganó de manera unánime la votación para el Novato del Año en la Liga Americana. Bien por él. Esta era una elección tanto obvia como bien merecida. Pero eso no convierte a Trout en el JMV de la liga.

Los Angelinos terminaron en tercer lugar en la División Oeste de la Liga Americana. Sin Trout, ¿en qué lugar hubieran terminado? A menos de que usted crea que hubieran ganado 15 juegos menos sin Trout, la respuesta correcta sería todavía en tercer lugar.

Los Tigres finalizaron en primer lugar en la División Central de la Liga Americana, luego de batallar por varios meses y mostrar un juego por debajo de lo exigido. Su subsecuente avance a la Serie Mundial, por supuesto, no tiene lugar en esta elección. Pero se las arreglaron para levantar su juego en la recta final de la temporada regular para destronar de la cima a los Medias Blancas y calificar a la postemporada.

¿Quién tuvo su mes más productivo en términos de poder y producción de carreras en septiembre? Cabrera.

Entonces, ¿en qué lugar hubieran terminado los Tigres sin Cabrera? Segundo lugar es el cálculo más razonable. Aun así hubieran sido mejores que la mayoría de los equipos en la Central de la L.A., pero no se hubieran llevado el banderín.

Basándonos en esta medida, Cabrera es el JMV de la Liga Americana. El venezolano hizo contribuciones indispensables que le permitieron a su equipo ganar algo con un valor considerable.

Cabrera tuvo un año excepcional, y ese año excepcional convirtió a Detroit en el ganador de su división en lugar de simplemente terminar como un contendiente que se quedó en el camino.

Podemos discutir una y otra vez la validez real de una Triple Corona de Bateo. Pero no debería discutirse el valor que Cabrera tuvo en los Tigres del 2012.

Hubo otros jugadores que tuvieron grandes campañas. En el caso de Trout, fue una temporada de novato para el recuerdo por parte de un extraordinario talento joven.

Pero Cabrera hizo más para su equipo que cualquier otro pelotero. Fue la diferencia entre una temporada decepcionante o llegar a la tierra prometida para los Tigres. Esa clase de actuación define la esencia de un JMV.

Este artículo no estuvo sujeto a la aprobación del Major League Baseball ni sus equipos.


LasMayores.com