© 2012 MLB Advanced Media, L.P. Derechos Reservados.
PrintImprimir

12/14/12 5:38 PM ET

Deja un vacío incalculable

Josh Hamilton hará mucha falta en Rangers, a pesar de todo

Josh Hamilton llenará de emoción a los Angelinos y hará cosas que los deleitará como pocos peloteros lo han hecho. Habrá muchos días así, porque se trata de un jugador muy fuerte y con un talento enorme que hace que todo luzca fácil. Cuando esté jugando a ese nivel, los Angelinos jurarán que están viendo al mejor pelotero que ha pisado la tierra. Quizás lo sea.

Estamos hablando del Josh Hamilton que produjo cinco carreras en un juego en el Fenway Park en abril de este año, el que conectó cuatro jonrones una noche en mayo en Baltimore y el que, ese mismo mes, sacó la bola del parque en la parte baja del 13er inning para vencer a los Azulejos, a pesar de que tenía fiebre y otros síntomas gripales.

Hamilton no sólo hizo que todo eso luciera fácil, sino que también solía hacer las cosas de manera dramática. Como dijo su ex compañero de equipo, Michael Young, "Estamos al punto de que ya nada de lo que hace nos sorprende".

Ese es el Josh Hamilton que los Angelinos esperan ver; el que conectó 43 jonrones en el 2012 y deja a los Rangers para firmar un contrato de cinco años y US$125 millones. Ese es el Josh Hamilton que ayudó a Texas a capturar el banderín de la Liga Americana en temporadas consecutivas y el que se convirtió en el segundo jugador más querido en la historia del club después de Nolan Ryan. Ese Josh Hamilton podría marcar la diferencia para los Angelinos.

¿Se imaginan un lineup con Mike Trout, el dominicano Albert Pujols y Hamilton ocupando tres de los primeros cuatro puestos? ¿Habrá existido en algún momento una mejor alineación? Es cierto que hay interrogantes con respecto a la rotación de los Serafines, pero no sería descabellado pronosticar una Serie Mundial entre los Dodgers y los Angelinos.

Lo que muchos fanáticos fuera de Texas no saben es que Hamilton era más que un pelotero para los miles de seguidores de los Rangers. La reacción de dichos fans ante la partida de Hamilton va más allá del béisbol. Los aficionados lo apreciaban porque es un gran jugador, porque es agradable y por su sinceridad a la hora de hablar del lado oscuro de su vida.

Hamilton tenía una conexión emocional con los fans de los Rangers que es difícil de explicar. Para estas personas, Hamilton era irreprochable porque lo consideraban no sólo un pelotero, sino un amigo y una inspiración. Quizás nunca logre establecer una relación así con los aficionados de los Angelinos.

Si el cuento de Josh Hamilton terminara ahí, todavía estaría con Texas, porque el equipo hubiese abierto la chequera y le hubiera pagado lo que fuera con tal de retenerlo.

Hamilton promedió 28 jonrones en cinco temporadas y su OPS (porcentaje de embasarse más slugging) con los Rangers fue de .912. Texas tuvo porcentaje de ganados y perdidos de .565 en juegos en los que jugó Hamilton y marca de 86-89 ante su ausencia.

En las últimas tres temporadas, los Rangers promediaron 5.74 carreras en juegos en los que Hamilton fue titular y 4.30 anotaciones cuando no lo fue. Obviamente otros factores influyen en esos números, pero Hamilton ha sido un jugador de impacto por cualquier medida.

Y aun así...

Los Rangers parecían estar renuentes a ofrecerle más de tres años a Hamilton, por lo menos menos al principio del proceso. Le permitieron que probara suerte en el mercado de agentes libres y suponían que tendrían la oportunidad de igualar o superar cualquier oferta.

Eso se debe a que hubo momentos en los que Hamilton incomodó a los Rangers de una manera que no reconocerán públicamente. De hecho, después de que Hamilton contribuyó a que Texas dejara escapar una ventaja de cinco juegos en el Oeste de la Americana restando nueve por jugarse, los Rangers no parecían querer que Hamilton regresara a ningún precio.

Hamilton no sonó cuadrangular alguno en sus últimos 39 turnos al bate en el 2012. Se ponchó 17 veces en ese trecho. Pareció vaguear a la hora de atrapar un elevado en el 162do juego de la temporada y lo dejó caer para entregarle el Oeste a los Atléticos. En un momento de desesperación para los Rangers, Hamilton prácticamente no hizo nada.

Hubo otros tramos parecidos. En algunos momentos, Hamilton lució como el mejor jugador del béisbol. Pero después de conectar 21 bambinazos en 47 partidos para comenzar la campaña del 2012, bateó apenas 22 jonrones en los últimos 101 compromisos.

Hamilton ha disputado más de 133 partidos en una temporada sólo dos veces. Cumplirá 32 años de edad en mayo y no se sabe, a la larga, cómo afectarán a su cuerpo los años que estuvo adicto al alcohol y las drogas. Por lo tanto, los Rangers decidieron no ofrecerle más de tres años.

Pero una vez que terminó la temporada y se calmaron los ánimos, Texas repasó todo lo que Hamilton aportó durante los mejores años de la franquicia y concluyó que estarían mejor con él.

Los Angelinos aún no son un equipo perfecto. Quizás necesiten un abridor más para serlo. Pero sí son muy buenos y verlos jugar será muy divertido. Puede ser que tengan en Trout y Hamilton a los dos jugadores más fascinantes en todo el mundo. Abróchense los cinturones, fans de los Angelinos, porque les espera tremendo viaje.

Este artículo no estuvo sujeto a la aprobación del Major League Baseball ni sus equipos.


LasMayores.com