© 2012 MLB Advanced Media, L.P. Derechos Reservados.
PrintImprimir

12/17/12 5:31 PM ET

Poder económico de ensueño

Stan Kasten aprovecha el dinero disponible en los Dodgers

El Stan Kasten de los Dodgers se ve bien distinto al Stan Kasten de los Bravos.

Con los Dodgers, Kasten tiene suficiente dinero para dejar que la gerencia gaste prácticamente lo que quiera para adquirir a los jugadores deseados. De hecho, Los Angeles lo está haciendo de una manera sin precedente.

Cuando Kasten era presidente del equipo de Atlanta, de 1986 al 2003, la franquicia no era pobre con el propietario Ted Turner y luego la empresa Time Warner. Sin embargo, en los Bravos se operaba con prudencia.

Es decir, los Bravos de Kasten nunca se aproximaron a los Dodgers de Kasten, en cuanto a gastos se refieren.

Ahora bien, hay que recordar que los Bravos sí hicieron de Greg Maddux, el futuro Salón de la Fama, el lanzador mejor pagado de Grandes Ligas en 1992, cuando le dieron un contrato de cinco años y US$28 millones. Pero también hay que señalar que los Yankees le ofrecieron US$6 millones más, pero que Maddux prefirió pertenecer a Atlanta que a Nueva York.

Con la excepción de la firma de Maddux, los Bravos de Kasten ganaron mayormente al combinarse jugadores adquiridos a través de cambios y agencia libre con una finca bastante productiva-Tom Glavine, David Justice, el boricua Javy López, Mark Lemke, Chipper Jones, Andruw Jones, etc.

Con Kasten, el gerente general John Schuerholz y el manager Bobby Cox, los Bravos hicieron algo sin precedente: Conquistaron 14 títulos divisionales en forma consecutiva, además de cinco banderines de la Liga Nacional y una corona de la Serie Mundial.

¿Y los Dodgers? La última vez que participaron en el Clásico de Otoño fue 1988, cuando el recordado jonrón de Kirk Gibson ayudó a Los Angeles a coronarse. Desde entonces, los Dodgers han llegado a los playoffs sólo seis veces y ninguna desde el 2009.

Kasten no estuvo a cargo de los Dodgers hasta la temporada pasada, cuando amagaron con clasificar antes de terminar con marca de 86-76, a ocho juegos de los punteros Gigantes en el Oeste de la Nacional.

Ahora Kasten y los Dodgers tratan de cambiar los colores del béisbol exitoso en dicha división del anaranjado-negro de San Francisco al azul de Los Angeles...con la ayuda de los billetes verdes.

Ahora los Dodgers la mayor nómina en la historia de Grandes Ligas (US$225 millones, por ahora). Hace una semana le dieron un pacto de seis años y US$147 millones a Zack Greinke, con el mayor salario anual en la historia para un lanzador derecho.

Antes de anunciarse el trato con Greinke, los Dodgers le dieron US$36 millones por seis años al pitcher surcoreano Hyun-Jin Ryu. Y claro, ya habían agregado durante la temporada pasada al dominicano Hanley Ramírez, Josh Beckett, Carl Crawford y el mexicano Adrián González.

Diferente a su estilo de gastar mucho desde la década de los 70, los Yankees buscan tener una nómina más discreta. Entonces los Dodgers-tal vez con la excepción de los Angelinos, sus vecinos que le dieron US$125 millones a Josh Hamilton este mes-se destacarán como el modelo del equipo que más gasta.

Ha sido una transición radical en el Chávez Ravine. Los Dodgers pasaron de estar con un propietario en bancarrota, Frank McCourt, a contar con unos dueños dispuestos a gastar lo que sea necesario. El Grupo Guggenheim, encabezado por Mark Walter y con un socio de la talla de Magic Johnson, trajo a Kasten a manejar las operaciones del equipo-y para darle uso a sus enormes recursos.

Claramente, los Dodgers tienen dinero, pero tienen otra cosa: la posibilidad de ganar más.

Y luego más dinero todavía.

Según Forbes Magazine, "Los gastos del Sr. Walter son motivados en parte por la idea de que los Dodgers pronto verán un incremento explosivo en los ingresos por concepto de televisión local/regional, cuando expire el contrato actual en el 2013. Dichos ingresos podrían alcanzar los US$8,500 millones en los próximos 20 años."

Es un mundo bizarro, seguro que sí-esté Kasten en Dodgers, Bravos o cualquier otra entidad.

Este artículo no estuvo sujeto a la aprobación del Major League Baseball ni sus equipos.


LasMayores.com