© 2012 MLB Advanced Media, L.P. Derechos Reservados.
PrintImprimir

12/20/2012 2:56 P.M. ET

Un movimiento bien astuto

Kendrys Morales sería la adquisición indicada para Seattle

Al enviar a Jason Vargas a los Angelinos, los Marineros adquirieron la clase de bateador que tanto les hacía falta en su alineación.

Ese bate le pertenece al cubano Kendrys Morales, rescatado del olvido de la abundancia de toleteros en los Angelinos y ahora puesto en un Safeco Field que ha sido reajustado para ayudar a los bateadores.

Aunque no es común un cambio entre rivales divisionales, es un movimiento de bajo riesgo para ambas partes, ya que Morales y Vargas se convertirían en agentes libres después de la próxima campaña. Y para Seattle, un equipo al que le urge tener una presencia veterana y ofensiva en la parte gruesa de la alineación, esta transacción podría impulsar su producción a nuevos niveles.

El tratar de mejorar un ataque que anotó 619 carreras la temporada pasada parece ser un gran reto. Sin embargo, los Marineros tienen que comenzar con algo, y éste es un buen punto de partida.

El cambio de Morales por Vargas es naturalmente uno de los resultados de la decisión de Josh Hamilton de firmar con los Angelinos la semana pasada. Con Hamilton Los Angeles tenía demasiadas opciones como guardabosques/antesalistas/bateadores designados, incluso para un lineup de la Liga Americana. Y Seattle, que trató de procurar los servicios de Hamilton, se perdió la oportunidad de hacerlo, como le sucedió hace poco con Mike Napoli y Torii Hunter, entre otros.

¿Será que Morales es la única solución de los problemas de los Marineros? No lo es, y no solamente por su situación contractual. Es posible que nunca sea el toletero que bateó .306 con un porcentaje de embasarse de .355 y .569 de slugging en el 2009, antes de una espantosa lesión en el tobillo izquierdo le diera fin a su temporada en mayo del 2010 y lo mantuviera fuera de acción durante todo el 2011.

Pero la fanaticada de los Marineros debería sentirse optimista por la manera en que el cañonero de 29 años se recuperó en el 2012. Volvió con un respetable promedio de .273, un porcentaje de embasarse de .320 y .467 de slugging, conectando 22 cuadrangulares e impulsando 73 carreras. Algo también importante fue que demostró su agilidad en la inicial, una posición que preocupaba a los Marineros, quienes siguen esperando que Justin Smoak despegue. El hecho de que Morales -- un cliente del agente Scott Boras -- llegue a su último año bajo contrato podría inspirar más al cubano.

Es casi obvio que los Angelinos hubieran preferido cambiar a Vernon Wells y su enorme contrato en lugar de Morales. Pero será difícil realizar un canje por Wells, a menos de que los Angelinos paguen una gran parte del resto del salario del jardinero. Y en Morales tenían una ficha de cambio a corto plazo que les dio un devorador de entradas que tanto necesitaban.

Sin embargo, desde mi punto de vista este cambio es más interesante para los Marineros que para los Angelinos. Después de todo, ya sabíamos que los Angelinos, tras su decepcionante 2012, harían una contratación de peso para el próximo año y la firma de Hamilton lo demostró de gran manera.

Pero Seattle actuó con calma durante esta temporada muerta. Una inyección de ofensiva a corto plazo nos demuestra que ven el 2013 con un poco de optimismo y no se enfocan en las campañas siguientes.

Los Marineros han recibido la capacidad de algún día -- posiblemente pronto -- expandir su presupuesto (como lo demostraron en sus las negociaciones con Hamilton), como los Azulejos lo han hecho. Pero Seattle no quiere gastar frívolamente ni por pánico y por eso, como también pasa con Toronto, tienen problemas para atraer a los agentes libres de alto perfil sin tener que pagar más de la cuenta.

Hasta ahora lo que sobresale del mandato desde el 2008 del gerente general de los Marineros, Jack Zduriencik, es la adquisición de brazos jóvenes con promesa (Taijuan Walker, junto a los zurdos Danny Hultzen y James Paxton) y bates que daban mucho de qué hablar (el venezolano Jesús Montero, Smoak, Dustin Ackley y Nick Franklin), todo esto mientras consistentemente dejaba pasar las oportunidades de cambiar al as venezolano Félix Hernández.

Pero Seattle esperaba que el 2012 fuera el año en que esas piezas en la alineación comenzaran a producir a un paso que, con Ichiro Suzuki saliendo de la nómina, pudieran complementar fichas agregadas durante esta temporada muerta. El acercar la pared en los jardines del Safeco Field para atraer a los jugadores de posición fue parte del plan.

Aunque los Marineros jugaron mejor en la segunda mitad de la temporada (con un porcentaje de ganados y perdidos de .521) que en la primera (.414), aún terminaron con varias interrogantes acerca de dónde vendrían sus carreras. De hecho, los únicos titulares en el lineup que registraron slugging sobre los .400 puntos fueron Michael Saunders (.432) y Kyle Seager (.423). Los problemas de Montero contra los lanzadores derechos (con OPS de .609) fueron y son algo frustrantes.

Por eso, Morales es la clase de toletero que les hacía falta a los Marineros. Y contar con él por solamente un año luce menos riesgoso que un compromiso de seis años que posiblemente Hamilton hubiese requerido para que firmara con Seattle.

Para que los Marineros resuelvieran sus problemas ofensivos, Zduriencik sabía que tendría que ofrecer a uno de sus tantos abridores. Y cuando observas al resto del Joven Circuito -- especialmente lo que los Reales dieron a cambio de James Shields y Wade Davis, y lo que los Azulejos tuvieron que dar para adquirir a R.A. Dickey -- a Seattle no le fue tan mal. No tuvieron que desprenderse de ninguno de sus destacados prospectos y lograron traer una gran mejoría en la ofensiva.

Este artículo no estuvo sujeto a la aprobación del Major League Baseball ni sus equipos.


LasMayores.com