© 2012 MLB Advanced Media, L.P. Derechos Reservados.
PrintImprimir

12/22/12 5:00 PM ET

Sin garantía alguna

Ser el "campeón" de la temporada baja no asegura un título

¿Saben qué es una de las cosas que más molesta en esta época del año? La manera en que algunos columnistas deciden que es hora de quejarse de que el equipo local no ha hecho suficientes movimientos para reforzarse.

Un roster es algo complejo y frágil. A veces un equipo llega más lejos de lo que parece capaz.

Para ganar hay que tener talento, pero también se requiere un manager que establezca el tono indicado y jugadores que entiendan que el béisbol no es tan complicado. Se trata de pichear bien y proveer una defensa sólida, de jugar con todo en cada inning y dar la pelea.

No hay duda de que el talento es importante. Los Dodgers y los Azulejos parecen contar con escuadras de ensueño; quizás tenga los dos mejores rosters en el béisbol. Y detrás de ellos están los Angelinos.

En estos momentos, al menos 20 gerentes generales consideran que han armado un equipo capaz de ganar la Serie Mundial. Le han hecho ajustes a sus rosters, han llenado huecos y confían en los muchachos jóvenes que competirán por puestos con el equipo grande.

Ellos comprenden que el hecho de que un equipo sea el "campeón" del invierno, no significa que se coronará en la temporada regular. El dinero no decide quién califica para la postemporada.

A todos los gerentes generales les gustaría tener más dinero para gastar, aunque a Billy Beane de los Atléticos y Andrew Friedman de los Rays parece darle mucho orgullo el poder hacer más con pocos recursos.

El dinero les da a los equipos una mejor oportunidad de competir, pero los clubs que no tienen tantos recursos económicos han encontrado otras maneras de triunfar.

El desarrollo de jugadores, evaluaciones astutas por parte de los escuchas, buenos coaches y selecciones inteligentes en el draft amateur ayudan a contrarrestar las diferencias en las nóminas.

En las últimas 12 campañas, el equipo con la nómina más alta ha ganado la Serie Mundial solamente una vez (Yankees, 2009). Los últimos tres campeones - Gigantes, Cardenales y Gigantes -- comenzaron sus temporadas en el octavo, decimoprimero y noveno lugar, respectivamente, en las nóminas para el Día Inaugural.

Los Rays han demostrado que la combinación sagacidad y confianza en el plan de la organización puede compensar las deficiencias en las nóminas.

Los Dodgers, Azulejos y Angelinos han acaparado la mayoría de los titulares, pero muchos otros gerentes generales están satisfechos con lo que han logrado en la temporada baja. Entre ellos están los Rojos, Reales, Rays, Medias Rojas, Bravos, Nacionales, Tigres, Gigantes y Filis.

Ninguno de esos equipos hizo tantos movimientos de peso como los Azulejos, Dodgers y Angelinos, pero descartar a cualquier de ellos -- con la excepción, quizás, de Kansas City - sería un error.

Los Medias Rojas llegaron al receso de temporada con muchos huecos y parecen haberlos llenado satisfactoriamente: el campocorto Stephen Drew, los jardineros Shane Victorino y Jonny Gomes, el abridor derecho Ryan Dempster, el relevista Koji Uehara y quizás al inicialista Mike Napoli.

El gerente general Ben Cherington no dio contrato alguno de más de tres años, pero parece haber logrado las metas que se trazó. Si Jon Lester, John Lackey y Clay Buchholz se mantienen saludables y productivos, Boston será lo suficientemente bueno como para aspirar a los playoffs.

El caso de los Filis es muy parecido al de los Medias Rojas. Al igual que Cherington, el gerente general de Filadelfia, Rubén Amaro hijo, tuvo una temporada baja muy buena. Pero como Cherington, Amaro necesita que su núcleo - Chase Utley, Ryan Howard, Roy Halladay y Jimmy Rollins - esté en salud y rinda.

Los Dodgers con un equipo muy bueno pero, ¿serán mejores que los Gigantes, Nacionales y Cardenales?

Es por eso que la temporada del 2013 podría ser muy divertida. La paridad que el béisbol luchó tanto por lograr es finalmente la norma. Es fácil asombrarse ante los Dodgers, pero muchas personas aún dirían que San Francisco ganará el Oeste de la Liga Nacional.

Y sólo un tonto descartaría a los Yankees.

Este artículo no estuvo sujeto a la aprobación del Major League Baseball ni sus equipos.


LasMayores.com