© 2012 MLB Advanced Media, L.P. Derechos Reservados.
PrintImprimir

12/23/12 5:41 PM ET

Una adición gigante

La llegada de Scutaro fue punto decisivo para San Francisco

SAN FRANCISCO -- Buster Posey hace poco habló sobre los mejores momentos de la victoria de los Gigantes en el Juego 4 de la Serie Mundial que completó la barrida sobre los Tigres. El receptor señaló el gran esfuerzo del derecho Matt cain, el hit de Ryan Theriot que comenzó el ataque en la 10ma entrada y el imparable productor del venezolano Marco Scutaro que rompió el empate con dos outs en ese mismo episodio.

"Fue muy adecuada la manera en que ganamos ese juego", manifestó Posey, quien también fue premiado como el Jugador Más Valioso de la Liga Nacional. "Como Scutaro dio la cara en el momento indicado -- creo que fue un gran ejemplo de lo que tiene este equipo".

Definitivamente fue un reflejo de lo importante que Scutaro fue para el éxito de San Francisco. Apodado por sus compañeros como "La Gran Adquisición" debido al gran impacto que tuvo tras su llegada de los Rockies a cambio de un infielder de liga menor, Scutaro jugó como los Gigantes esperaban al empujar la carrera que les dio el título.

Al reconocer que se sentía un poco "nervioso" a comienzos del Juego 4, Scutaro también indicó que pudo recuperar su equilibrio antes de su turno en el 10mo capítulo. "Solamente traté de mantener la calma y ver la pelota, y pude dar la cara", dijo Scutaro. "Gracias a Dios".

Scutaro, de 37 años de edad, normalmente no da más detalles sobre sus turnos al bate. Con un promedio de por vida de .276 y de .306 (la mejor marca en su carrera) en el 2012, se destaca por simplificar las cosas en el plato. Lo demostró de gran manera contra los Cardenales en la Serie de Campeonato de la Liga Nacional, donde bateó .500 (de 28-14) y fue premiado como el Jugador Más Valioso de la serie.

"Cuando necesitas un hit, esa es la clase de bateador que quieres en la caja -- un muchacho disciplinado, que emplea todo el terreno y encuentra una forma de ponerle la parte gruesa del bata a la pelota", declaró el piloto de San Francisco, Bruce Bochy. "Tiene un swing corto y compacto. Todo lo que busca hacer es buen contacto. Nunca trata de hacer más de la cuenta".

Scutaro le demostrará a los Gigantes durante el futuro cercano como hará más con menos. En una de sus pocas transacciones de la temporada muerta, los campeones firmaron al infielder por tres años y US$20 millones.

Aparte de aportar en el terreno, Scutaro sirve como una influencia positiva en el clubhouse.

"Es un completo profesional", recalcó Posey. "Viene a trabajar todos los días con un plan. A la vez, nos dimos cuenta rápidamente la buena persona que es y cómo puedes bromear con él. Su llegada nos dio un gran impulso".

El sentimiento fue mutuo.

"Quiero a cada uno de los muchachos en este equipo", dijo Scutaro después de que concluyó la Serie de Campeonato de la Liga Nacional.

Entre los recuerdos que crearon juntos, su hit que le dio fin al Clásico de Otoño obviamente ocupa el primer lugar.

"Pienso en aquel momento casi todos los días", reconoció Scutaro.

Este artículo no estuvo sujeto a la aprobación del Major League Baseball ni sus equipos.


LasMayores.com