© 2013 MLB Advanced Media, L.P. Derechos Reservados.
PrintImprimir

1/15/2013 12:04 P.M. ET

Con mucho a su favor todavía

Rafael Soriano aún puede esperar un buen contrato

Llegando a este invierno, uno de los mejores cerradores del mercado de agentes libres eran Rafael Soriano.

Ahora, a mediados de enero, el dominicano Soriano es el mejor taponero disponible, pero sigue sin firmar y buscando nuevo equipo.

¿Qué pasa aquí? Como dos de los otros agentes libres de alto perfil aún en el mercado, Michael Bourn y Kyle Lohse, Soriano posiblemente sea víctima de las nuevas reglas de compensación por los agentes libres.

Debido a que los Yankees le hicieron la oferta reglamentaria de US$13.3 millones a Soriano, el equipo que lo firme ahora perderá una selección del draft. Ahora, bajo las nuevas reglas, dicho conjunto también perderá una porción de su dinero destinado para otorgarles bonificaciones a sus selecciones del draft. Lohse ha dicho públicamente que dichos reglamentos probablemente hayan afectado de manera negativa su valor en el mercado. Lo mismo podría decirse sobre Soriano.

Pero de todas maneras, uno pensaría que con la demanda por cerradores de calidad bien por encima de la cantidad disponible, Soriano aún podría considerarse una pieza bastante cotizada.

Soriano decidió salirse del último año de su contrato con los Yankees, declinando un salario de US$14 millones. Con Scott Boras como su representante y un buen historial en el montículo, parecían bien buenas las posibilidades del quisqueyano de conseguir un contrato bastante jugoso.

Hablemos de juegos salvados: Soriano ayudó a los Yankees a salvar su temporada del 2012, luego de que se lesionara el panameño Mariano Rivera. Soriano salvó 42 partidos en 46 oportunidades, con efectividad de 2.26.

Dicha actuación no fue casualidad. En el 2010 con Tampa Bay, el dominicano fue aun mejor como taponero, yéndose de 48-45 en oportunidades de salvamento, con promedio de carreras limpias de 1.73. Soriano tiene 33 años. Está en salud. No hay motivo para pensar que vaya a haber un declive en su actuación.

Sin embargo, ahí sigue Soriano disponible. No será una firma barata y, aun en una era de bastante prosperidad en Grandes Ligas, el dinero sigue siendo una consideración de peso para algunos equipos.

Si a Soriano sólo le hubiese interesado quedarse con sus US$14 millones en el 2013, hubiera seguido en el Bronx. Pero con el retorno proyectado de Rivera, el dominicano hubiera sido relegado otra vez al rol de preparador. Sus metas vocacionales iban más allá de eso, y con razón.

Ha habido bastantes rumores acerca del destino de Soriano, pero nada concreto. ¿Qué tendría sentido ahora?

Lo lógico sería que Soriano terminara en un equipo con aspiraciones de playoffs pero sin un cerrador probado. Tanto Detroit como Toronto parecen caer en esa categoría, pero ambos ya han gastado bastante para fortalecerse en otras áreas.

Otras organizaciones mencionadas en los rumores incluyen a Angelinos, Rangers, Nacionales y Dodgers. Los Angeles ha agregado bastante pitcheo, pero Soriano representaría una mejoría comparado con cualquier relevista en el roster de los Dodgers ahora mismo.

Lo mismo podría decirse sobre la situación del relevo de Washington, pero el consenso es que el pitcheo de los Nacionales es su fuerte. Los Angelinos agregaron a Ryan Madson, pero éste viene de perderse el 2012 debido a una cirugía Tommy John. Los Rangers agregaron al mexicano Joakim Soria y ya contaban con Joe Nathan.

Hay otros informes que indican que Soriano podría fichar con los Rockies. Pero dado el resto del cuerpo monticular de Colorado, nadie sabe cuántas situaciones de salvamento existirían en la montaña.

Algunas personas han planteado que Soriano podría volver a los Yankees. Aunque es cierto que Nueva York no tendría que ceder selecciones del draft ni dinero adicional en caso de firmar al dominicano, también es verdad que el equipo está decidido a reducir su nómina a US$189 millones o menos para el 2014.

Sería una sorpresa si Soriano, al final de este proceso, no tuviera un contrato de peso de cara a la próxima temporada. Corre el reloj en ese sentido, pero dadas las circunstancias-su condición de cerrador probado y la buena salud económica de Grandes Ligas-aún hay mucho a favor del dominicano.

Este artículo no estuvo sujeto a la aprobación del Major League Baseball ni sus equipos.


LasMayores.com