© 2013 MLB Advanced Media, L.P. Derechos Reservados.
PrintImprimir

01/24/13 9:00 PM ET

Un trato de mucha astucia

Atlanta se vio bien inteligente en el cambio por Justin Upton

El cambio que hicieron los Bravos por Justin Upton podría ser mejor de lo que luce a primera vista...y eso que se ve bastante bueno a primera vista.

En un principio, el valor es obvio: Atlanta adquirió a un pelotero sumamente talentoso y un veterano joven con Upton, sin conceder demasiados prospectos. Eso en sí representa un buen trabajo de parte del gerente general de los Bravos, Frank Wren. Pero hay mucha astucia del canje más allá de la superficie, que es agregar a una estrella de 25 años con un contrato razonable.

Atlanta envió al utility venezolano Martín Prado y al lanzador panameño Randall Delgado a Arizona, además de incluir en el paquete a los prospectos Zeke Spruill, Nick Ahmed y Brandon Drury. Aparte Upton, los Bravos recibieron en el canje al tercera base Chris Johnson.

Wren consiguió a Upton a un precio mucho menor del que supuestamente estaban dispuestos a pagar los Marineros, en un cambio que al final el guardabosque rechazó.

Este trato es una obra inteligente de parte de Atlanta.

Hasta las piezas más valiosas que envió Wren a Arizona vinieron de áreas en que los Bravos cuentan con profundidad. Mientras tanto, Johnson es un elemento importante en el plan a corto plazo de Atlanta.

Los Diamondbacks recibieron a un jugador de calidad con Prado, pero la adquisición de Johnson debe de cubrir la antesala en Atlanta. Arizona consiguió una buena cuota de talento joven, pero ninguno de los jugadores rumbo al desierto era indispensable en la organización de los Bravos. La partida de jugadores como Andrelton Simmons, el panameño Christian Bethancourt o hasta el colombiano Julio Teherán le hubiese dolido más a Wren.

Como de costumbre, los Bravos cuentan con muchos abridores jóvenes de calidad. Delgado, una de las piezas más importantes del cambio desde el punto de vista de los Diamondbacks, ya ha aportado a nivel de Grandes Ligas. Pero el istmeño se perfila como un lanzador bueno, no un as. Su partida y la de Spruill no debilitan la profundidad del pitcheo joven de Atlanta. Los Bravos lograron quedarse con su mejor brazo joven, Teherán, además de J.R. Graham y Sean Gilmartin.

De su parte, Ahmed es un prospecto de calidad pero que estaba tercero en la lista de torpederos en liga menor de los Bravos, detrás de Simmons y Tyler Pastornicky.

Ahora veamos la parte del trato a nivel de Grandes Ligas. La ida de Prado le dolerá a Atlanta. Es un pelotero popular, versátil y bien valioso que viene de un gran año. Pero está firmado por una sola temporada más. Upton, en cambio, está firmado por tres más por el precio razonable de US$38.5 millones-con apenas 25 años de edad.

Aun si Prado firma una extensión con Arizona, será para campañas después de sus 30 años y seguramente cualquier nuevo contrato no sea la "ganga" que es el pacto de Upton.

Y por ahora, los Bravos contarán con un tercera base decente, Johnson, quien podría hacer buena pareja con el dominicano Juan Francisco en la antesala.

Francisco, bateador zurdo, tiene tremendo poder pero se ha visto bastante mal ante los lanzadores zurdos. Johnson es exactamente lo mismo, pero desde el lado opuesto del plato: Como bateador derecho, le ha ido bien ante los zurdos pero no frente a los derechos.

Los Bravos han agregado a una estrella a sus filas; eso en sí es tremendo "palo". Pero hacerlo sin crear nuevas debilidades en el sistema representa una enorme victoria, por la que la gerencia de Atlanta merece muchos elogios.

Este artículo no estuvo sujeto a la aprobación del Major League Baseball ni sus equipos.


LasMayores.com