© 2013 MLB Advanced Media, L.P. Derechos Reservados.
PrintImprimir

01/30/13 12:00 PM ET

Todo en familia

Felices los hermanos Upton de ser compañeros en los Bravos

ATLANTA - Al sentirse cada vez más frustrado y enojado durante los últimos meses, Justin Upton estaba ansioso por comenzar un nuevo capítulo en su carrera. Pero por mucho que deseaba irse de los Diamondbacks y escapar de los rumores de cambio, Upton jamás imaginó que un traspaso llenaría de felicidad a toda su familia.

Dicha alegría fue obvia durante la rueda de prensa en el Turner Field en la cual los Bravos presentaron de manera oficial a Upton. En el público estaban sus orgullosos padres y su hermano mayor, B.J. Upton, quien firmó un contrato de cinco años y US$75.25 millones con Atlanta en noviembre que estableció un récord de la franquicia.

"Los últimos días han sido fenomenales", dijo Justin. "Caminando por este clubhouse y estrechando manos, me da la impresión de ser un lugar donde quieren ganar y quieren que yo sea parte de eso".

Atlanta recibió a Upton y al infielder Chris Johnson de Arizona a cambio del venezolano Martín Prado, el panameño Randall Delgado y tres prospectos de liga menor: Zeke Spruill, Nick Ahmed y Brandon Drury.

"Es una gran oportunidad", dijo Justin. "Me emociona ponerme este uniforme y jugar para esta organización".

A Justin, quien mide seis pies y dos pulgadas y pesa 220 libras, le gusta señalar que es más corpulento que su hermano mayor. Pero B.J., a pesar de ser de voz suave, confía en poder relacionarse bien con su hermanito.

"Definitivamente nos vamos a motivar uno al otro", dijo B.J. "Eso es de esperarse. Nos conocemos de toda la vida. Crecimos juntos. Sé cuando él está hablando en serio y él sabrá cuando sea yo el que hable en serio".

Con los hermanos Upton y Jason Heyward, se puede argumentar que los Bravos tienen más habilidad atlética en los jardines que cualquier otro equipo de Grandes Ligas. Se espera que Heyward, quien ganó su primer Guante de Oro en el 2012, permanezca en el jardín derecho y que Justin se traslade al bosque izquierdo, puesto que jamás ha defendido en la Gran Carpa.

"Creo que va a ser una transición sin problemas. Obviamente, es un cambio. Me va a tomar algo de tiempo. Pero creo poder acostúmbrame", dijo Justin.

Upton tuvo que lidiar con una incertidumbre casi constante durante las últimas dos temporadas, ya que los D-backs hicieron múltiples intentos por canjearlo. La frustración aumentó durante la campaña del 2012, en la cual el guardabosque sufrió una lesión en el pulgar y bateó para .280 con 17 jonrones y un OPS (porcentaje de embasarse más slugging) de .785.

Pero faltando apenas dos semanas para que comiencen los entrenamientos, Upton ya no tiene que preocuparse ni por el pulgar ni por lo que era un futuro incierto con los D-backs. Ahora, simplemente puede disfrutar del sueño de jugar pelota junto a su hermano a nivel de Grandes Ligas.

"No pensé que sucedería este año", dijo Justin. "Uno no siempre tiene esa suerte. Es difícil describir con palabras cómo se siente el que hayamos tenido esa oportunidad ahora. Estamos emocionados y entusiasmados por lo que viene".

Este artículo no estuvo sujeto a la aprobación del Major League Baseball ni sus equipos.


LasMayores.com