El dominicano Albert Pujols impulsó una carrera y anotó otra para convertirse, una vez más, en el héroe de los Cardenales, que vencieron por 2-0 a los Padres para abrir una ventaja de 2-0 en su Serie Divisional.

Esta versión de la Serie Divisional se está pareciendo mucho a la versión del año pasado cuando los Cardenales barrieron a los Padres en tres juegos.

"Cómo siempre estamos tomando un partido a la vez," dijo Pujols. "Pase lo que pase estamos regresando a casa y ojalá podemos terminar la serie allá. Tenemos un día libre mañana y esperamos salir el sábado y volver a atacar."

Los Padres pagaron caros la decisión de lanzarle a Pujols en la cuarta entrada cuando pegó un sencillo que anotó a Preston Wilson con la primera carrera del partido. Jim Edmonds amplió la ventaja a 2-0 con otro sencillo que anotó a Pujols.

Las dos carreras fueron suficientes para el pitcheo de los Cardenales, que volvió a dominar a la ofensiva de los Padres. Jeff Weaver (1-0) lanzó cinco entradas sin permitir carreras con dos sencillos. Después de la salida de Weaver, Randy Flores, Josh Kinney, Tyler Johnson y Adam Wainwright se encargaron de trabajar las últimas cuatro entradas para preservar la blanqueada.

"Mi meta no era rendirme a los bateadores, si daba una base por bolas así es y estaba tratando de evitar los batazos de extra bases," dijo Weaver, quien dio tres bases por bolas y ponchó a tres bateadores. "Por suerte, mi curva estaba funcionando y pude mantener a los bateadores fuera de balance."

Sin embargo, la historia fue el bateo de Pujols, quien terminó con tres hits en cuatro viajes al plato para mejorar su promedio de bateo a .625 en lo que va de los primeros dos partidos de la serie a mejor de cinco.

Mientras tanto para los Padres, el abridor David Wells (0-1) hizo su trabajo al limitar a la ofensiva de los Cardenales a dos carreras y siete hits en cinco entradas en la lomita.

"Nuestras espaldas están contra la pared y lo único que podemos hacer es seguir luchando," afirmó el piloto Bruce Bochy. "Ojalá podamos llegar a San Luis y prender la ofensiva. Hemos sido un equipo que no se rinde y esperamos poder demostrar eso en San Luis."

La serie ahora se traslada a San Luis para el tercer juego y si es necesario el cuarto. Chris Young de los Padres se medirá a Jeff Suppan de los Cardenales en el duelo monticular.