DETROIT -- El abridor Kenny Rogers volvió a dominar desde la lomita y los Tigres de Detroit se encuentran a un triunfo de la Serie Mundial tras vencer por 3-0 a los Atléticos de Oakland en el tercer partido de la Serie de Campeonato de la Liga Americana.

Los Tigres podrán asegurar su pase a la Serie Mundial mañana sábado en el cuarto partido, que se jugará a las 4:30 p.m. hora local también en el Comerica Park.

Rogers, quien lanzó siete entradas y dos tercios sin permitir carreras ante los Yankees en el partido decisivo de la Serie Divisional, limitó a la ofensiva de los Atléticos a sólo dos hits en siete entradas y un tercio en blanco con dos bases por bolas y seis ponches.

"No creo que puedo superar la última salida porque significó tanto tener ese tipo de éxito," comentó Rogers. "Sólo traté de hacer lo mismo que he venido haciendo y hacer buenos lanzamientos porque yo sé que ellos me pueden hacer daño si no hago buenos lanzamientos."

El veterano abandonó la lomita con un out en la octava entrada y el dominicano Fernando Rodney entró y forzó al emergente Bobby Kielty a pegar para una jugada de doble matanza y frenar la amenaza. "Yo sólo me tengo que sentar allí y esperar que llegue la pelota," comentó el receptor Iván Rodríguez. "Me tengo que colocar en la esquina de adentro o de afuera y allí esta la pelota."

El cerrador Todd Jones entró en la novena y sacó los últimos tres outs para apuntarse su segundo salvado de la serie.

La ofensiva de los Tigres se aprovechó del descontrol del abridor Rich Harden para anotar dos carreras en la primera entrada. Curtis Granderson abrió con una base por bolas y Craig Monroe puso corredores en primera y segunda con un sencillo.

El dominicano Placido Polanco impulsó la primera carrera del partido con un sencillo y el venezolano Magglio Ordóñez remolcó la segunda carrera con un rolado al cuadro. La tercera carrera de los Tigres llegó en la quinta entrada cuando Monroe disparó un jonrón al jardín central-izquierdo sobre Harden.

"Yo sólo estoy feliz que puedo hacer lo que pueda para ayudar al equipo," dijo Polanco, quien terminó con dos hits en cuatro turnos al bate. "Cada vez que lllego a la caja de bateo, quieres hacer un buen trabajo."

A diferencia del segundo partido de la serie cuando la ofensiva de los Tigres castigó al pitcheo de los Atléticos, el ataque felino sólo logró cinco imparables, pero se aprovechó de siete bases por bolas.

El venezolano Omar Infante y el dominicano Ramón Santiago, quienes habían sido colocados en la alineación por el piloto Jim Leyland antes del partido, sumaron un hit y dos bases por bolas en cinco turnos al bate.

"Leyland siempre nos ha dicho de estar preparado para cuando se nos presente la oportunidad," dijo Santiago, quien se enbasó una vez en tres turnos con una base por bolas y fue robado de un imparable impulsador por una gran jugada de Mark Kotsay en el jardín central.

Harden (0-1), quien sólo había hecho nueve salidas esta temporada debido a una lesión, trabajó cinco entradas y dos tercios y permitió cinco hits y tres carreras con cinco bases por bolas y cuatro ponches.

"Mi amigo allí en Boston, Terry Francona, creo que ellos estuvieron en la misma situación," explicó el piloto Ken Macha en referencia a los Medias Rojas del 2004 que ganaron cuatro partidos consecutivos para eliminar a los Yankees en la Serie de Campeonato tras perder los primeros tres. "No es imposible, sólo tenemos que tomar un partido a la vez."

El sábado los Tigres mandarán a Jeremy Bonderman al montículo ante Dan Haren de los Atléticos.