DETROIT -- Al ritmo de reggaeton, con botellas de champán y hasta con una de Ron Brugal, los Tigres de Detroit celebraron su primer pase a la Serie Mundial en 22 años tras barrer a los Atléticos de Oakland en la Serie de Campeonato de la Liga Americana.

Este triunfo y la celebración en el vestuario tuvieron un sabor latino y sólo se tenía que repasar la historia de la serie para confirmar la importancia del béisbol latino:

El ganador del Jugador Más Valioso fue el dominicano Placido Polanco.

El lanzador ganador del cuarto partido fue el venezolano Wilfredo Ledezma.

Los relevistas más dominantes de la serie fueron el mexico-americano Joel Zumaya y el dominicano Fernando Rodney.

El héroe del segundo partido con cuatro remolcadas fue el dominicano Alexis Gómez.

El líder dentro y fuera del campo fue el venezolano Carlos Guillén.

El receptor que controló al poderoso elenco de abridores fue el boricua Iván Rodríguez.

Y el jugador que mandó a la ciudad de Detroit en órbita fue el venezolano Magglio Ordóñez, que nunca tendrá que comprar un trago o una cena en el estado de Michigan en su vida entera.

Si las Grandes Ligas necesitaban otro ejemplo de la influencia del jugador latino sólo tenía que ver las repeticiones de esta serie para ver lo que será el futuro del deporte.

"Estoy muy emocionado y este es el mejor momento de mi carrera por mucho," comentó Ordóñez, quien sonó dos jonrones, incluido uno con dos outs en la parte baja de la novena entrada que rompió un empate y le aseguró el pase a la Serie Mundial.

"Este momento es inolvidable. La ciudad, todos mis compañeros, el manager, el dueño, todos se merecían esta victoria."

Aunque los Tigres desperdiciaron unas cuantas oportunidades de tomar la delantera en el partido en las últimas entradas, dentro de los jugadores se tenía la confianza que iban a ganar y que Ordóñez iba a ser el héroe.

"Wow," fue la respuesta de Polanco, quien terminó bateando .529 para ganarse el premio del Más Valioso de la Serie de Campeonato. "Magglio se estaba viendo muy bien en esta serie y se calentó en el mejor momento posible."

Polanco terminó con nueve imparables en 17 turnos al bate en los cuatro partidos y volvió a jugar una defensiva espectacular para ser el claro ganador del premio del más valioso.

Mientras que era obvio ver el dominio que los jugadores latinos dentro y fuera del campo, el gerente general asistente de los Tigres, Al Avila indicó que era la unida entre todos los grupos dentro del equipo que permitió coronarse campeones de la Liga Americana.

"Obviamente tenemos muchos latinos en el equipo y todos son buenas personas, pero este es un equipo completo y todos están empujando al mismo lado," dijo Avila, quien es hijo de unos de los pioneros del movimiento latino dentro de las Grandes Ligas, Ralph quien fue fundamental en la creación de una academa en la República Dominicana hace 30 años con los Dodgers. "Todos los jugadores creen en sus compañeros y esto es como una familia grande."

Con el triunfo en esta serie, los Tigres ahora tienen un poco de tiempo para descansar y ver que sucede en la Serie de Campeonato de la Liga Nacional entre los Mets de Nueva York y los Cardenales de San Luis, otros dos equipos con una importante influencia latina.

Sin embargo, entre la fiesta los jugadores indicaron que no les importa quien le toca enfrentar a la Serie Mundial porque ellos están listos para cualquiera de los dos.

"No cualquiera nos puede ganar cuando estamos listos para jugar," dijo el dominicano Ramón Santiago. "Espero que sigamos jugando en conjunto y así es como vamos a ser campeones si Dios quiere."

No obstante, el comentario de la noche la tuvo Alexis Gómez, entre tragos de champán dijo lo obvio.

"Es un sueño que no todos pueden lograr y gracias a Dios estamos aquí y trataremos también de ganar la Serie Mundial," comentó Gómez.

Y con los Tigres ya con un boleto y con otros dos equipos llenos de latinos batallando por el segundo pase esta Serie Mundial se jugará al ritmo del pegajoso reggaeton y con un ambiente caluroso que se suele ver en una Serie del Caribe o Clásico Mundial del Béisbol.