SAN LUIS - Joel Zumaya lanzó por primera vez en dos semanas y rápidamente hizo que se disiparan las esperanzas de triunfo de los Tigres de Detroit.

En su primera aparición en una Serie Mundial, el novato de ascendencia mexicana dio pasaportes consecutivos en la séptima entrada, el martes por la noche, y realizó un tiro muy desviado a la antesala, que dejó sumidos a los Tigres en una desventaja de cuatro carreras.

"Todo se desbarató cuando tiré la pelota desviado", declaró Zumaya. "Ahora estoy muy furioso. Me siento muy decepcionado. Yo sé que puede ser mucho mejor que eso".

A partir de ese momento, los Cardenales de San Luis navegaron tranquilos hacia un triunfo por 5-0, para ponerse arriba 2-1 en la serie, al mejor en siete duelos.

"Si hubiese podido salir de ese inning, las cosas podrían haber sido diferentes", dijo. "Tengo que olvidarme de ello. Es probable que me necesiten mañana".

Uno de los puntos fuertes de los campeones de la Liga Americana durante la temporada fue su brillante cuerpo de relevistas, y Zumaya, con su gran potencia en el brazo, representó un arma letal.

El relevista intermedio, de 21 años, quien regularmente alcanza las 100 millas por hora con la rápida, tuvo una foja de 6-3, una efectividad de 1.94, y un salvamento en 62 apariciones como relevista. Ponchó a 97 enemigos en 83 entradas y un tercio.

Zumaya dominó a los Yanquis de Nueva York (con tres ponches en dos innings sin recibir hits), durante la primera ronda de los playoffs. Sin embargo, se perdió buena parte de la Serie de Campeonato, que Detroit ganó por barrida a Oakland, debido a una lesión en una muñeca.

Así, cuando el manager Jim Leyland convocó a Zumaya para subir a la loma en el tercer duelo contra San Luis, el serpentinero cumplió su primera salida desde el 10 de octubre, cuando laboró en el primer compromiso de la Serie de Campeonato.

Antes del partido, Leyland dijo que Zumaya estaba saludable y listo para lanzar, sin importar su larga inactividad.

Al principio, el derecho pareció afinado. Entró en la sexta entrada, con un corredor en la intermedia, y ponchó a su primer rival, So Taguchi.

Luego, retiró al serpentinero Chris Carpenter para mantener la pizarra en 2-0.

Pero el lanzador abrió la séptima entrada con boletos a David Eckstein y Preston Wilson. El dominicano Albert Pujols dio una rola al serpentinero, quien trató de retirar al hombre más adelantado en la antesala, en vez de buscar una doble matanza en la intermedia, una opción que parecía más fácil.

De hecho, la última doble matanza del 1 al 5 al 3 que se ha logrado en la Serie Mundial fue en 1923, por parte de los Gigantes de Nueva York, contra los Yanquis.

El tiro de Zumaya fue bajo y desviado, atrás del antesalista Brandon Inge, quien resbaló al tratar de enderezar el rumbo para alcanzar la bola. Dos carreras entraron en el error y los Tigres se hundieron.

Fue el tercer error de un serpentinero de los Tigres en tres partidos, lo que empató un récord de lanzadores de un solo equipo en una Serie Mundial.