SAN LUIS - El jardinero de los Cardenales está viviviendo el sueño Americano.

Fue críado en los proyectos de Nueva York, y por eso él dice, "todo fue un sueño".

"Estaba bendecido y tenía el privilegio de tener a un miembro de la familia en mi vida," dijo Rodríguez. "Tuve la bendición de tener un tío en mi vida, y mi mama me alejó de las drogas y otras cosas que ocurrió en mi vencindario."

El tío de Rodríguez Robert Allende fue su guia, fuera y dentro del terreno, y después de cada partido Rodríguez le da las gracias. Fue Allende que introdujo al joven Rodríguez a un policía nombrado Ralph Morales. Morales conocía a un cazatalento nombrado Cesar Presbot.

Fue asi de simple. El deporte y algunas conexiones fueron las diferencias en la vida de Rodríguez.

"El béisbol y futbol me alejaron de todo lo negativo," dioj Rodríguez. "Mi tío siempre me llevaba a su casa y practicabamos. Definitivamente es un sueño convertido en realidad."

El resto, como dicen, es historia. La historia comenzó después que Rodríguez completó el bachillerato en Manhattan y estaba jugando en la liga de verano en el Bronx. Por los esfuerzos de Allende, Rodríguez participó en una prueba en el Yankee Stadium.

"Hize un buen trabajo en la prueba, pero Presbot también invitó a 5,200 muchachos y sentí que tenía que salir allí y mostrar mi punto," dijo Rodríguez. "Me fui. Regresé a la liga de verano en el Bronx y el mismo cazatalento que estaba encargado de la liga vino a uno de mis partidos y dijo, "¿Quién es este muchacho? Todos hablan de él. Y estaban hablando de mi."

Y sabía jugar.

Rodríguez firmó con los Yankees en el 1996 y pasó ocho temporadas en las Ligas Menores. Firmó con Cleveland la temporada pasada y fue canjeado a los Cardenales. Después de un mes en las menores en Triple-A Memphis, subió a los Cardenales y se ha permanecido ahí.

"Es casi como la historia de la cenicienta pero para un hombre, si quieres compararlo," dijo Rodríguez.

. Este cenicienta definitivamente está disfrutando aunque no ha golpeado un imparable en cinco turnos al bate en la postemporada. Rodríguez no ha bateado en los primeros tres partidos de la Serie Mundial.

Durante la temporada regular, Rodríguez promedió .301 en 102 partidos con los Cardenales. El jugador de utilidad y bateador emergente estaba dispuesto a jugar cuando era necesario. El tiene un plan para preparse. Fue algo que perfeccionó durante el verano.

"Durante la temporada regular en los meses calientes, empezamos a calentarnos en la quinta, sexta, o hasta la séptima entrada," dijo Rodríguez. "Con las temperaturas como este, nos estamos moviendo desde la primera entrada.

Rodríguez dice que sabe lo que tiene que hacer. El ha estado soñando de este éxito desde su niñez.