Los Marlins se titularon campeones en cinco temporadas y los Tigres llegaron a una Serie Mundial exactamente cinco años después de cambios en su organización.

El común denominador para que las dos franquicias lograran en el mismo tiempo ir al clásico otoñal es David Dombrowski.

Con el equipo de Florida se puede decir que el vio crecer al equipo desde cero pero con los Tigres vino a una franquicia de mucha tradición pero con muchos problemas que no les permitían ganar desde 1984.

Cuando llegó al equipo en 2002 tuvo que cambiar peloteros y gente a su alrededor para poder alcanzar las metas trazadas. Poco a poco se fueron haciendo los cambios y aunque se perdieron 119 juegos en 2003, la directiva no se amilanó sino que siguieron haciendo el trabajo tanto en las granjas como a nivel de Grandes Ligas. Se mejoró el cuerpo de buscadores de talento y se hizo énfasis en Latinoamérica. El resultado salta a la vista cuando el equipo que se encuentra defendiendo los colores de la Liga Americana en la Serie Mundial cuenta con 10 latinos en su roster.

"Trajimos a Pudge, Magglio, Guillén, Rogers y Jones en un trabajo en conjunto entre nuestra gente de beisból y la presidencia. Nosotros poruqe sabíamos que nos ayudarían y la presidencia porque ellos son los que aprueban los contratos y salarios que devengarían", comentaba Dombrowski antes de uno de los juegos en San Luis.

Este es el primer año en el que el wild card sale de la división central del joven circuito siendo los Tigres los favorecidos. "Parece que será así en los años venideros. Chicago ganó más de 90 juegos y no estuvo en la postemporada. Eso dice lo dura que se ha puesto la división. Minnesota cuenta con un gran plantel de Grandes Ligas y en las menores. Al igual que nosotros cuentan con gran pitcheo y nosotros ya pensamos en el futuro con muy buenos brazos en las menores. Cuando la gente vea que somos contendores nos verán de manera diferente y muchos agentes libres querrán venir a jugar con nosotros", agregó el Gerente General de Detroit.

Al igual que Minnesota, el equipo de la ciudad de los motores no es considerado un equipo de mercado grande como Nueva York o California, sino de marcado pequeño. Por no contar con el dinero necesario para comprar jugadores se necesita trabajar en desarrollar jugadores para ser contendores año tras año. Eso lo han hecho los Tigres al igual que los marlins, los Mellizos y los Atléticos.

La gente habla del poco rating de la serie y Dombrowski sonríe diciendo lo siguiente: "Con los Marlins en 1997 nos enfrentamos a otro equipo de mercado chico como los Indios. Fue la serie más fría (nieve en Cleveland) y la más caliente (Miami). Fuimos a un séptimo juego y nadie se puede quejar de lo emocionante que fue no solamente el último partido sino toda la serie. Poca gente recuerda la grandeza del partido final pero así pasa. Ahora me preguntan lo mismo con los Tigres y los cardenales. Ojala puedan hacerme esa pregunta todos los anos porque significaría que estamos ganando y llegando a la Serie Mundial".

No sabemos si su equipo ganará o se tendrá que conformar con el título de la Liga pero de lo que si estamos seguros es que Dombrowski está haciendo que su nombre sea reconocido entre los peloteros y dueños de equipo como uno de los Gerentes Generales más efectivos en el beisból de Grandes Ligas.