Los Cardenales de San Luis se coronaron campeones de las Grandes Ligas tras vencer por 4-2 a los Tigres de Detroit en el quinto partido de la Serie Mundial.

El título fue el décimo de la historia de los Cardenales, segundo mejor en todas las Grandes Ligas, pero el primero desde la campaña de 1982.

Los Cardenales se volvieron a aprovechar de los errores defensivos de los lanzadores de los Tigres, que cometieron cinco errores en los cinco partidos. Con el partido 2-1 a favor de los Tigres, los Cardenales colocaron corredores en primera y segunda base con un out en la cuarta entrada.

El abridor Jeff Weaver ejecutó un toque de sacrificio para avanzar a los corredores, pero el lanzador Justin Verlander hizo un tiro desviado a la tercera base que dejó al boricua Yadier Molina anotar la carrera del empate.

En la siguiente jugada, el japonés So Taguchi pegó un rolado al campo corto venezolano Carlos Guillén que anotó a David Eckstein con la tercera carrera de los Cardenales.

Los Cardenales añadieron una carrera en la séptima entrada cuando Scott Rolen conectó un sencillo para remolcar a Eckstein con la cuarta carrera.

Después de conseguir la ventaja, los Cardenales dependieron del gran pitcheo de Weaver y los relevistas. El abridor derecho dejó a los Tigres en una carrera limpia y cuatro imparables con nueve ponches en ocho entradas en la lomita para apuntarse la victoria.

El relevista Adam Wainwright entró al partido en la novena y sacó a los últimos tres outs para adjudicarse del salvado.

Los Cardenales abrieron el marcador en la segunda entrada cuando Eckstein ligó un sencillo al cuadro que dejó a Taguchi cruzar el plato con la primera carrera del partido. Los Tigres se pusieron arriba por 2-1 cuando Sean Casey pegó un jonrón de dos carreras en la cuarta entrada. Detroit puso un corredor en base antes del cuadrangular de Casey tras un error de Chris Duncan, quien no pudo atrapar un elevado fácil en el jardín derecho.

Por su parte, Verlander cargó con la derrota al ceder tres carreras, una limpia, con seis hits en seis entradas en la lomita.