NEW YORK -- Cuando estaba cerca la medianoche, los bateadores de los Orioles de Baltimore despertaron una vez más.

Los Orioles están en la última llamada para imponerse finalmente a los Yanquis de Nueva York.

J.J. Hardy conectó doblete productor en la 13ra entrada y los Orioles de Baltimore superaron una derrota desmoralizante para vencer el jueves 2-1 a los Yanquis de Nueva York y forzar el 5to y decisivo encuentro de la serie divisional de la Liga Americana.

Los dos equipos empataron en 22 victorias en sus enfrentamientos de campaña, pero todo se reduce a lo siguiente: el ganador se lleva todo el viernes y disputará a Detroit la serie por el campeonato de la Liga Americana.

El ganador del primer encuentro, CC Sabathia, de los Yanquis, lanzará el partido decisivo contra Jason Hammel, de los Orioles.

Baltimore estaba de 8-0 con corredores en posición de anotar hasta que Hardy conectó un doble a lanzamiento de David Phelps cuando iba un out y remolcó a Manny Machado, quien se había embasado con un doblete.

"No ha habido muchas oportunidades de anotar", señaló Hardy. "Así que cuando se presentan las oportunidades, creo que nos esforzamos todavía más", agregó.

Phelps entró al relevo en la 12ma tras la salida de Joba Chamberlain, al que golpeó un bate roto que salió volando. Chamberlain terminó con una magulladura en el codo derecho.

Jim Johnson se recuperó luego de permitir un jonrón al emergente Raúl Ibáñez en el noveno capítulo del partido del miércoles y logró su segundo salvamento en la serie con una 13ra entrada perfecta.

"No doy nada por hecho a pesar de lo conseguido hasta el momento", señaló el piloto de los Orioles, Buck Showalter. "Los jugadores lo saben. Les tengo mucho respeto".

Horas después de que se supiera que Joe Giardi había mantenido silencio en torno a la muerte de su padre acaecida el sábado, los Yanquis no pudieron hacer la remontada en el último tramo del encuentro.

Esta vez, Girardi dispuso que Eric Chávez bateara como emergente en lugar de Alex Rodríguez, quien ha perdido eficacia. Chávez conectó pero la bola salió hacia la tercera base y concluyó el partido.

Con la victoria de Baltimore, todas las cuatro series divisionales llegaron a cinco partidos por primera vez desde el inicio de la ronda en 1995.

Los Orioles le pisaron los talones toda la temporada a los Yanquis y superaron totalmente a principios de septiembre una desventaja de 10 juegos en julio.

Baltimore y Nueva York empataron en 10 ocasiones en el último mes en el liderato de la División Este, pero los Yanquis conquistaron el título en el último partido de la campaña regular.

Por los Yanquis, los dominicanos Robinson Canó de 6-0 con una impulsada; Eduardo Núñez de 1-0.